Secciones
Síguenos en:
Cuando el ‘bully’ es tu hijo

Cuando el ‘bully’ es tu hijo

Los padres deben empezar a preguntarse qué están haciendo para evitar que sus hijos hagan matoneo.

27 de febrero 2020 , 07:35 p. m.

No conozco el primer padre o madre que no haya preguntado —o se haya preguntado— qué hacer si a su hijo o hija le hacen 'bullying'. No he conocido el primero ni la primera que pregunte qué hacer si su hijo o hija hace 'bullying'. El 'bully' y la 'bully' son hijos de alguien (¡son hijos de muchos!), y los padres deben empezar a preguntarse qué están haciendo para evitar que sus hijos hagan matoneo o qué están haciendo para que dejen de hacerlo.

Hace unos años, en una conferencia sobre el tema, Annie de Acevedo lanzó una afirmación fulminante: “El 'bullying' nace en casa”. Sí, se manifiesta en el parque, en el colegio, en el bus escolar, en la fila de la tienda, pero nace en casa. Recordemos que el 'bullying' no es una pelea entre amigos, no es un conflicto entre pares, no es una situación aislada. El 'bullying' es una conducta sistemática, repetitiva, que busca hacer daño a otro, por parte de alguien que está o se percibe que está en una posición de poder (por edad, tamaño, fuerza, apoyo de otros, dinero, bienes, etc.).

Un niño o niña 'bully' lo es por las dinámicas del hogar. Por un lado, están los modelos que los niños ven en casa y el mismo trato que reciben de sus padres: ¿los padres poderosos agreden a quienes no lo son? ¿Se les trata despectivamente a los menos privilegiados? ¿Hay en casa una cultura de autoritarismo cruel? Los valores del hogar son los valores con los que crecerán los hijos: un hogar donde no se cultiven la inclusión, la empatía, la no discriminación, difícilmente resultará en unos niños bien dispuestos hacia los demás, especialmente si son diferentes a ellos.

Defender a los hijos es natural, y todo padre o madre quiere ser reconocido por hacer muy bien su tarea. Pero cuando el colegio les dice a los padres que sus hijos están haciendo 'bullying', la respuesta no puede seguir siendo culpar al colegio, culpar a los otros niños o justificar el matoneo como algo que ha existido siempre, que no es grave, o que seguramente es una respuesta a la agresión de otros. Si es cierto que a todos nos preocupa el 'bullying', es hora de que los padres escuchen con atención a los maestros y estén dispuestos a revisar —y a revisarse— para encontrar la raíz de esa conducta.

Un niño o niña que hace 'bullying' no es un criminal, es un ser humano que necesita de sus cuidadores para ponerle límites y corregirlo, para ser un adulto que no perpetúe ese modelo terrible de quien usa lo que es y lo que tiene para destruir a los demás.

Marcela Junguito
Directora del Gimnasio Femenino

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.