Secciones
Síguenos en:
‘Llamarada’

‘Llamarada’

El argumento parece craneado a seis manos por Agatha Christie, Corín Tellado y François Truffaut.

Es normal contratar a un recolector de café llamado Pedro Antonio Marín. La cosa cambia cuando con el tiempo y muchas gallinas y marranos dados de baja, ese Marín reencarna en Manuel Marulanda Vélez y éste en ‘Tirofijo’, el fundador de las cuasidesmovilizadas Farc.

El patrón de ese recolector se llamó Jorge Villamil, quien lo reclutó para su finca en el Huila. El hijo y tocayo del hacendado compuso El barcino. ‘Tirofijo’ es mencionado en la segunda estrofa. Más devoto de la guitarra que del bisturí, el compositor Jorge Villamil Cordovez terminaría tirando la toalla como discípulo de Hipócrates.

Los opitas jamás dejan pasar por alto el aniversario de la muerte de Villamil el 28 de febrero, hace 11 años. Para este pandémico 2021 organizaron el Concierto en las Américas, con invitación a intérpretes de cualquier nacionalidad. Será el 6 de junio, cuando el compositor cumpliría 92 años. Los huilenses tienen listo un container que irá por todo el país difundiendo el legado del prolífico autor. Museo Itinerante Jorge Villamil Cordovez, lo bautizaron.

Conocí a Villamil una noche de la Casa de Antioquia en la que los compositores agrupados en Sayco daban gracias a un grupo de congresistas que tramitaban un proyecto de ley que mejoraría su bolsa.

Villamil y el maestro José Barros reconocieron que Dios no siempre hace las cosas bien. Les dio imaginación para crear, pero les quedó debiendo la voz. Lo mismo pasó con Agustín Lara y Jaime R. Echavarría. Les fue mejor en el reparto de talento y voces a los maestros Héctor Ochoa y Raúl Rosero, otros animadores de la función.
Pero lo que acabó con las existencias etílicas y las empanadas de iglesia que ofreció el anfitrión, Javier ‘Galileo’ Aristizábal, fue cuando se conoció el origen de la canción Llamarada, que muchos ignorábamos.

El argumento parece craneado a seis manos por Agatha Christie, Corín Tellado y el cineasta François Truffaut.

Villamil había sido invitado a cantar en una fiesta de separación de un matrimonio en Neiva. Sí, de separación. El marido, un basquetbolista famoso, había sacado un máster poniéndole los cuernos a su mujer.

Todo terminó cuando el marido pilló a su fémina devolviéndole los cachos. El macho alfa perdona todo, menos que la cornucopia lo afecte. De ese monumental enredo a muchas carambolas eróticas surgió Llamarada, que Villamil cantó y no precisamente con su “voz de sombra”.

Óscar Domínguez Giraldo

Más de Óscar Domínguez Giraldo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.