El 22

El empate con los chilenos nos hizo olvidar los traumas causados por el virus de ojos rasgados.

16 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

Hasta el minuto noventa y segundos del partido de Colombia contra Chile éramos un país inviable, peor que si estuviéramos instalados en el castrochavismo que pregonan los agoreros que añoran el 22 como si el presidente no fuera Iván Duque. Tengo los ojos puestos en el 22, pero con Colombia jugando el Mundial.

En las postrimerías del partido había redactado un desabrido trino a lo Trump, pidiendo la renuncia del técnico Queiroz. De ñapa, exigía suspenderles el celular y el arroz a Cuadrado y al arquero Vargas por su complicidad en el segundo gol chileno.

Achicopalado, avancé en el borrador de un memo a la Fifa para mejorar este deporte, esperanto de las patadas. La propuesta incluye acabar con ese antifútbol llamado fuera del lugar, eliminar la barrera en los tiros libres para evitar que los jugadores queden convertidos en eunucos, y la cereza en la copa: que los estresantes penaltis sean cobrados por la señora del tinto.

Pero apareció Falcao con su gol y nos reconcilió con la selección. La vida volvió a ser bella.

Los adjetivos descalificativos pasaron al cuarto inútil, y en el disco duro apareció una letanía de piropos que dilapidaron tanto los infalibles cronistas deportivos como el aficionado sin charreteras.

A partir del empate nos vemos en Catar estrenando turbante. Muchos empezaron clases de árabe. Mi enciclopédica ignorancia en asuntos cataríes se enriqueció con este dato “de veras iluminante”: en ese país las lluvias en invierno alcanzan los 80 milímetros cuadrados, perdón, anuales.

La voltereta de la hinchada ante el gol con fórceps de Radamel me recordó el caso de senador liberal que redactaba una ponencia favorable al aborto. Como lo nombraron ministro de Salud, la ponencia fue negativa.

Alguien debe de estar levantándole estatua a Queiroz. Y a Falcao. Ojalá con una “lágrima asomada” en agradecimiento a Dios por los favores recibidos (los chilenos dirán que Dios no es imparcial. Mejor no aspirar a ser como Dios; le salen muchos chicharrones).

El hincha es “cosa vana, variable y ondeante”. Tiene más fuerza un purgado que lealtad un aficionado. Solo nos sirve el triunfo.

El empate con los chilenos nos hizo olvidar los traumas causados por el virus de ojos rasgados. En la aldea global, el fútbol goleó 5-0 al covid-19. No en vano, este deporte ha sido definido como la recuperación semanal de la infancia.

Óscar Domínguez Giraldo

Más de Óscar Domínguez Giraldo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.