La reencarnación de Chigüiro

La reencarnación de Chigüiro

Nacido para ser original, eres el primer galardonado en reencarnar en tu fallecido gato Chigüiro.

17 de febrero 2021 , 09:25 p. m.

Castro Caycedo Gustavo, hombre del país de la sal: suerte, salud, longevidad y felicitaciones por mejorarle el currículo al premio del CPB que te acaba de afrijolar el ‘Guillermo Cano’ por tu vida, obra y milagros. Si la cuenta bancaria me alcanzara, pondría este aviso en los periódicos: ‘Congratulaciones al premiado zipaquireño’.
Claro que me distingues más por Yiya, nuestra difunta y coqueta french poodle que mojó páginas del libro Historias humanas de perros y gatos.

Nacido para ser original, eres el primer galardonado en reencarnar en tu fallecido gato Chigüiro, al que le dedicaste el libro por su humanidad, alegría, ternura, discreción, amor al prójimo sin condiciones, lealtad, tolerancia, constancia, cero ingratitud, nada de juzgar al prójimo. Parece que estuvieras escribiendo a tus espaldas tu autobiografía.

Otra originalidad tuya la volviste libro en el que juras que García Márquez inició la larga marcha hacia el Nobel escribiendo en el colegio de tu terruño, Zipaquirá, donde la sal es religión.

Eres de los poquísimos colegas, junto con tu hermano Germán, a los que no les queda grande la ecuación del polaco Kapuscinski, que leí en una entrevista en La Jornada, de México: “Una mala persona nunca puede ser un buen periodista”.

En tu caso, y en el de tu hermano, el periodista o la persona pueden ir primero. O juntos, codo a codo. Creo que el jurado del CPB lo dice con distinta semántica en el acta.

Te oí decir que mucho te gustaría aproximarte al periodismo de tu ilustre hermano Germán, el mejor cronista de la parroquia. En ese reconocimiento está pintada tu generosidad.

Soy tan caído del zarzo que me daba culillo llamarte Gustavo porque de pronto se me atravesaba el Germán. Esa pendejada no va más. Los dos tienen su propia historia, con la variante de que ahora los reflectores apuntan hacia ti.

Ambos son un referente en este oficio de nunca acabar, de siempre empezar, pero tu hermano lleva la posta. Podrían montar el dueto musical Castro Caycedo y lo harían bien.

Otro denominador común de los Castro Caycedo: nada de patear el Código Penal a lo largo de su andadura.

Ustedes nos mejoran el currículo a los periodistas. Este aperitivo para gastarte mis felicitaciones y las de Nacho, mi chihuahua, que lagartea un lugar en la reedición del libro que se ve venir.

Óscar Domínguez Giraldo
www.oscardominguezgiraldo.com

Más de Óscar Domínguez Giraldo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.