Cargando gladiolos

Cargando gladiolos

Hay muertos que siguieron vivos. El más famoso es el Cid Campeador.

19 de junio 2020 , 09:25 p.m.

El nobel García Márquez habría muerto del susto si en vida le hubieran dado la falsa noticia de su fallecimiento, como le pasó hace poco al excandidato Horacio Serpa. Las redes informaron que había viajado con bigote y todo al Walhalla de los masones muertos.

“... me encuentro feliz con Rosita pasando la cuarentena en Bucaramanga”, trinó Serpa, y se empacó su dosis personal de hormigas culonas para mantener el ánimo eréctil.

García Márquez visitó al maestro Guillermo Angulo en su ‘Orquidiócesis’ de Tegualda, en Choachí. Don Gabriel, agüerista impenitente, no volvió cuando se enteró de que allí había muerto el expresidente Abadía Méndez. Angulo asegura que la falsa noticia de su deceso lo habría electrocutado.

En su momento impactó la fugaz muerte de Belisario Betancur. La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, quien dio la 'fake news', aclaró en Twitter. Casi llega primero la rectificación.

En septiembre de 1965, la radio dio como un hecho la muerte de Gonzalo Arango. El lapsus radial le inspiró un conmovedor obituario que escribió para Cromos con el título de ‘Un girasol para mi muerte’.

“A los amigos que me honraron con sus notas fúnebres, pido perdón por defraudarlos. Los elogios pueden esperar como el verano, y como yo”, escribió.

Juan Lozano y Lozano escribió para EL TIEMPO una elogiosa columna sobre un ilustre médico amigo suyo que pasó a mejor vida. El galeno lo llamó en la mañana para decirle que “por una columna como la que escribió bien vale la pena haberme muerto”.

Una agencia internacional puso a cargar gladiolos al presidente López. Cuando el general Torrijos llamó a dar el pésame le contestó el interfecto.

Eduardo Durán, director de Vanguardia Liberal, en una columna para el periódico se deshizo en elogios a la muerte del humorista Ever Castro, quien “no estaba muerto, estaba de parranda”.

Hay muertos que siguieron vivos. El más famoso es el Cid Campeador, de quien la historia cuenta que volvió ripio a los almorávides desde su condición de fiambre o cadáver que llaman.

Carlos Gardel sigue cantando mejor. En Medellín lo ven en los bares del barrio Manrique. 'Gardel vive en Guarne' es el título de una novela de Ricardo León Peña.

Un célebre humorista norteamericano dejó grabada en video la noticia de su muerte que divulgó 'The New York Times': “Hola, soy Art Buchwald y acabo de morir”.

Óscar Domínguez Giraldo

Empodera tu conocimiento

Más de Óscar Domínguez Giraldo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.