Secciones
Síguenos en:
¡Vacunas para todos, ya!

¡Vacunas para todos, ya!

Naciones Unidas debería comprar patente a fabricantes de las vacunas y hacerlas de dominio público.

La pandemia mundial ha puesto al descubierto las tensiones que existen entre el sistema global de propiedad industrial, que beneficia a las farmacéuticas, y el derecho fundamental a la salud de los ciudadanos del mundo. Ya se cuenta con la vacuna contra el covid, pero el remedio no está llegando a la humanidad con la cobertura y velocidad que se requieren.

No solo es problema de los países del tercer mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, el alcalde de Nueva York reclamó en estos días “más vacunas y ahora”, al tiempo que tuvo que aplazar desde el pasado fin de semana las citas en los centros de vacunación, por falta de dosis. En Canadá escasea el medicamento; de hecho, no recibió ninguna dosis en esta semana y obtendrá un 50 % menos de lo previsto en el transcurso del próximo mes. Y en Europa la situación no es muy diferente; por ejemplo, en Alemania se requieren 56 millones de vacunas y no ha recibido ni el 5 %, por lo cual la Comisión Europea restringió las exportaciones hasta que se surta primero al viejo continente.

La realidad es que hay muy pocos productores que no dan abasto, mientras la presión ciudadana por las vacunas, en el mundo entero, es enorme. A los problemas de oferta se agrega el hecho de que, en medio de la escasez, la preferencia la tienen los grandes países. Estados Unidos compró el miércoles pasado 200 millones de dosis adicionales. Y, en una sola transacción, la Unión Europea acaba de comprar la mitad de la producción de Pfizer del año 2021. En estas condiciones es muy limitado el margen de maniobra que tienen nuestros gobiernos. De hecho, 137 países no han recibido ni una vacuna.

El problema surgió el día en que la humanidad organizó un oligopolio mundial en materia de producción y comercialización de medicamentos, mediante el otorgamiento de patentes de invención a favor de las multinacionales, que les otorgan la prerrogativa de explotarlos con exclusividad. Se nos dijo que si no se optaba por esta opción, las principales farmacéuticas del mundo no continuarían invirtiendo en investigación. Este modelo limita la oferta de medicamentos, permite a los productores maximizar los precios y les confiere un privilegio, en la fila de compradores, a las naciones más poderosas.

Este asunto ha sido controversial aun entre nosotros. El Código de Comercio y las decisiones iniciales de la Comunidad Andina prohibían las patentes de “las invenciones relativas a productos farmacéuticos que figuren en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud”. Pero en el año 2000 la decisión 486 dio un paso atrás, a conciencia de la repercusión que tendrían las patentes farmacéuticas sobre el acceso a los medicamentos y sus precios.

Francia fue uno de los países pioneros en dar este paso a nivel mundial a favor de los laboratorios en 1959 y, por supuesto, uno de los primeros en sufrir las consecuencias. Por ejemplo, según una investigación de ‘Le Monde’ de hace algunos años, en su afán de adquirir una nueva droga contra la hepatitis C, requerida por 250.000 pacientes, cuyo valor comercial equivalía a 280 veces su costo de producción, tuvo que comprometer el 7 % de su presupuesto anual de medicamentos.

El modelo muestra en la actualidad que se está retribuyendo más que apropiadamente al sector privado por su altura inventiva. Pero es imperfecto en términos de satisfacer los requerimientos de salud pública. Habrá que revisarlo, sin desincentivar la investigación privada. Mientras ello ocurre, en la actual coyuntura el sistema de Naciones Unidas debería crear un fondo global de emergencia para comprarles la patente a los fabricantes de las vacunas y hacerlas de dominio público o, en el peor de los casos, dar curso a un sistema de licencias obligatorias, para producirlas masivamente. Con el apoyo de los países de la región, Colombia debería liderar de inmediato una iniciativa de esta naturaleza. Mañana será tarde.

NÉSTOR HUMBERTO MARTÍNEZ NEIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.