La política del salpicón

La política del salpicón

Representación con poca sustancia y llena de colores y de sabores.

21 de febrero 2021 , 12:13 a. m.

Desde el punto de vista de la institucionalidad, es plausible que en una democracia los ciudadanos puedan alinearse en los procesos electorales con opciones claramente identificables, por sus visiones unívocas del Estado y de la sociedad y, por consiguiente, de sus programas de gobierno. Esos referentes políticos deben identificarse con los partidos, como ocurre en las democracias maduras.

En Colombia pasa lo contrario. Los partidos se han ido desdibujando ideológicamente. A ello contribuyó en grado sumo la reforma constitucional de 1991, por cuya virtud terminaron siendo colchas de retazos y franquicias políticas de diversos intereses. Así, hoy se vota por movimientos o coaliciones de coyuntura, o por números en un tarjetón, una suma que, al final, poco es útil para la construcción de sociedad.

Entre nosotros, el ataque cerrero a la democracia partidista y la falta de identidad ideológica de los jugadores electorales han corroído el sistema de representación. Los partidos y movimientos no le dicen nada al elector. De esta manera, no se construye confianza sobre los llamados a gestionar las necesidades insatisfechas y pierde sentido la democracia como sistema de construcción de consensos y propósitos colectivos.

Todas estas consideraciones vienen a la mente, a propósito del abrazo de ocasión que registró la reciente foto de Fajardo, De la Calle, Cristo, Galán Jr., Sanguino y Robledo, a quienes nunca se les vio antes compartiendo una misma tarima. Más bien, han subido en el pasado al cuadrilátero de la política.

De la Calle fue víctima de las conspiraciones de Cristo en el gobierno del poder popular. Robledo y Cristo se enfrentaron por la defensa del gobierno de Santos. Robledo acusó a Fajardo de gastarse los dineros públicos de Antioquia en multimillonarios contratos de publicidad. Galán fue crítico acérrimo del gobierno de Samper, del que formaron parte Cristo y De la Calle, como vicepresidente.

Es decir, la foto lo que muestra es una suma de reyertas propia de nuestra política, que le augura muchas dificultades a la autodenominada coalición de centro.

Pero lo que más llama la atención es la falta de identidad ideológica y política de los protagonistas de la foto, que solo puede causar confusión y perplejidad entre la ciudadanía. Con todo y sus líos, Fajardo se proclama como el mesías anticorrupción, pero se abraza con Sanguino, cuyo nombre aparece mencionado en el ‘carrusel de la contratación’ de Bogotá y con Jorge Enrique Robledo, gran promotor de la alcaldía de Samuel Moreno y el primero en asumir su defensa pública, reclamando para el burgomaestre la presunción de inocencia.

Humberto de la Calle, que se inició en la vida pública como asesor y funcionario de los gobiernos de la apertura económica de Barco y de Gaviria, no tiene inconveniente en presentarse en sociedad con Robledo y Cristo, dos de los más enconados críticos del modelo económico que nos gobierna desde los noventa. Para no mencionar que su asociación con Cristo debe causar náuseas en el Partido Liberal y su jefe, César Gaviria.

Jorge Enrique Robledo no ha dejado de ser miembro del Moir, de origen maoísta, promotor de la revolución socialista entre nosotros, enemigo del imperialismo yanqui y de la clase dirigente nacional, de la cual han sido proverbiales consentidos Humberto de la Calle y Juan Fernando Cristo.

Como quien dice, esta coalición se asemeja más bien a un salpicón, con poca sustancia y llena de colores y de sabores.

COLETILLA: Los lectores de EL TIEMPO guardaremos especial gratitud a Roberto Pombo por su tarea como director, su inteligencia y su señorío.

NÉSTOR HUMBERTO MARTÍNEZ NEIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.