Un buen sistema de C y T

Un buen sistema de C y T

Es relevante la pregunta de si es conveniente que competitividad y ciencia estén en un solo sistema.

14 de marzo 2019 , 07:00 p.m.

El proyecto de ley del Plan Nacional de Desarrollo se escribió antes de aprobado el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. Por eso, unas veces se refiere al ministerio y otras, a Colciencias como cabeza del sistema. Alguien tendrá que editarlo para que no quede con contradicciones.

Pero se han despertado inquietudes más serias por referencias ambiguas al sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación (SCTI), que aparece en el plan a veces fusionado al de competitividad, como SCCTI. Las dos leyes de ciencia y tecnología definieron el primero. El segundo fue creado, sin un debate de fondo, en el anterior Plan Nacional de Desarrollo. He afirmado otras veces que ese sistema en realidad nunca existió. Sus partidarios me han respondido que estoy equivocado. Si ellos estuvieran en lo cierto, habría que reconocer entonces que funcionó muy mal, porque tanto los indicadores de CTI como los de competitividad empeoraron entre 2014 y 2018.

Habría que empezar con un acuerdo sobre lo que entendemos por sistema. Hay muchas definiciones, pero yo resumiría con que es un conjunto de elementos que se relacionan entre sí, por medio de procesos bien definidos que les permiten funcionar como un todo (al menos en ocasiones). Para construir un sistema funcional es tan importante que quede claro qué elementos incluye como cuáles excluye.

Los partidarios de la existencia de un solo sistema de competitividad y CTI opinan que el conocimiento generado por la ciencia, y los nuevos artefactos que provienen de la tecnología y la innovación, es fundamental para mejorar la competitividad del país.

Eso sin duda es cierto. Sin embargo, la competitividad depende de muchas otras cosas, además del conocimiento. Depende del sistema financiero, el nivel educativo de los trabajadores y las normas sobre el trabajo que impactan la productividad; de las relaciones internacionales y los tratados de comercio, de las normas nacionales para crear empresas, el precio del dólar, las vías de comunicación y los sistemas de transporte, y de muchos factores más, que poco o nada tienen que ver con la ciencia y la tecnología. Estas, a su vez, son muy importantes en el desarrollo de campos sociales, educativos y culturales, que solo a largo término, y muy tangencialmente, impactan la competitividad.

Entonces, es muy relevante la pregunta de si es conveniente que competitividad y ciencia estén en un solo sistema. Uno podría, si quisiera, argumentar relacionando todo con todo, y así organizar sistemas totalmente incluyentes. Pero ellos en algún momento dejarían de ser útiles, porque cuando fusionamos sistemas disímiles en sus metodologías, en sus ritmos y sus alcances, podríamos terminar construyendo uno con un pie largo y otro corto, un ojo miope y otro hipermétrope, que tendrá grandes dificultades para funcionar fluidamente.

Podemos imaginar los diversos sistemas como círculos que se superponen parcialmente, unos con otros en zonas diferentes, pero con mecanismos de coordinación apropiados. Así, un sistema de competitividad con apoyo del sistema de CTI, por una parte, y de otros como el de educación, el financiero, el comercial y el del trabajo podrá concentrarse mejor en su tarea. Lo mismo se podrá decir del de CTI, que tiene especificidades reconocidas en todo el mundo.

Hay que aprender de la naturaleza, que diseñó los esqueletos con columnas flexibles, compuestas de muchas vértebras, y no escogió la solución aparentemente más simple de una columna única y rígida. Diseñemos para el país sistemas que se acoplen modularmente, cada uno con la capacidad autónoma de expresar su potencialidad, pero coordinados para el logro eficiente de los grandes objetivos nacionales.

@mwassermannl

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.