Respiradores y Rolls-Royce

Respiradores y Rolls-Royce

No se pretende una licencia para que un equipo de estos compita internacionalmente. Esto es urgente.

04 de junio 2020 , 09:25 p.m.

La Organización Mundial de la Salud declaró el 11 de marzo que el covid-19 es una pandemia. Desde el 20, nosotros estamos viviendo un confinamiento general con medidas estrictas de aislamiento social; solo hace poco se empezaron a abrir cautelosamente algunas actividades laborales. Hay que reconocer que los gobernantes, aun con desacuerdos entre ellos, han sido responsables. Sin estas medidas extremas y dolorosas, la epidemia nos podría haber desbordado, causando una tragedia mayor.

Desde el principio estaba claro que las medidas tenían como objetivo ganar tiempo. Nadie creía que se iba a suspender la transmisión, sino que el tiempo de duplicación se iba a alargar y pasar de tres días a 15 o más. Esto se logró, pero ganar tiempo no era el objetivo final. Ese tiempo debía ser usado para aumentar sustancialmente el número de unidades de cuidados intensivos, y en ellas de sus equipos claves, los respiradores mecánicos.

Una forma aparentemente fácil de hacerlo era salir a comprarlos. Sin embargo, la competencia se puso ruda, y algunos de los países productores cerraron sus exportaciones para satisfacer, en forma prioritaria, sus propias necesidades. Una prueba más de lo que significa para un país su soberanía tecnológica.

Imagino que se hicieron todos los esfuerzos posibles, tanto de la Nación como de las grandes ciudades. Pero se consiguieron apenas unos 2.000 y estarán llegando de a poquitos hasta agosto. Resulta impensable mantener la parálisis económica hasta entonces, y los alcaldes ya están sintiendo cómo se les descose la cuarentena por todos lados.

La otra forma de conseguir respiradores es fabricándolos. En algún mensaje temprano dije que un ventilador no es un transbordador espacial, y que muchos grupos de investigación en Colombia debían tener la capacidad para desarrollar uno en poco tiempo. Para mi sorpresa ya mucha gente estaba en esa tarea. Un reciente comunicado del Invima habla de 21 proyectos en ejecución. Los más adelantados parecen ser tres prototipos en Medellín (Universidad de Antioquia, Escuela de Ingeniería de Antioquia e Industrias San Pedro) y otro en Bogotá (Chía en realidad, Universidad de La Sabana). En todos los casos, apoyados por industriales y por hospitales de alto nivel.

Los comunicados (del Invima y de los desarrolladores) han sido corteses los unos con los otros, pero el hecho frío es que ningún prototipo ha recibido licencia. El momento es de gran urgencia, y el porcentaje de ocupación de las UCI cambiaría radicalmente si se concretara la producción anunciada de mil por semana. Es verdad que hay que asegurar que no se ponga en riesgo la vida de pacientes por algún mal funcionamiento, pero también es muy riesgoso no tenerlos.

Debo confesar un temor sobre la lentitud del Invima: muchas veces, los estándares internacionales los fijan quienes producen los equipos más sofisticados, y todos los adoptamos acríticamente. Si, por ejemplo, los estándares para carros los fijara la Rolls-Royce, otras compañías no tendrían licencia de producción. Yo llego a donde quiero con un Chevrolet (aunque reconozco que debe de haber algunas puertas que se le abren más rápido al Rolls-Royce).

La innovación en muchos casos (en la mayoría) es un proceso incremental, de mejoras graduales a algo que ya existe. En este caso no se pretende una licencia para un equipo que compita internacionalmente, sino para uno que satisfaga la urgencia. Quién quita que después de la pandemia, esas nuevas empresas tecnológicas perfeccionen esos y otros aparatos y puedan competir en las ligas Rolls-Royce. Pero no se empieza en esas ligas. Veámoslo como una oportunidad para resolver primero nuestro problema urgente y luego, ojalá, para empezar un desarrollo tecnológico de gran magnitud.

Moisés Wasserman
@mwassermannl

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.