Regreso a las aulas

Regreso a las aulas

Los mayores perjudicados con la continuación indefinida del cierre de colegios son los niños pobres.

18 de junio 2020 , 09:25 p.m.

La noticia del regreso “progresivo y en alternancia” a las aulas ha sido rechazada por algunas personas con el argumento de que no hay condiciones que aseguren el control de la pandemia. Hoy no se puede dar garantía absoluta de que no vaya a ocurrir una infección, pero es posible crear condiciones que disminuyan el riesgo a un mínimo. Eso es lo que se les puede exigir razonablemente al ministerio, a las secretarías de Educación y a las instituciones.

Si uno se preguntara quiénes son los mayores perjudicados con una continuación indefinida del cierre de colegios, sin duda se debería responder que los niños, especialmente los niños más pobres. La educación virtual, que ha sido dura aun para estudiantes que tienen computadores, ha sido extremadamente difícil para los niños que no tienen acceso a internet. Si se piensa en una población de colegiales de cerca de diez millones, de quienes en la capital solo el 60 % tiene algún acceso y en las zonas rurales apenas el 10 %, hay que concluir que millones de niños han tenido una educación muy deficiente los últimos meses. El rezago es inevitable y grave. Un estudio en Estados Unidos sobre una población de 1’600.000 estudiantes mostró que perdieron el 47 % del avance que hubiera ocurrido con clases normales.

En nuestras condiciones, y cuando el año apenas comenzaba en los colegios de calendario A (que son la mayoría de los públicos), el daño debe ser mayor. El argumento de que hay un precio que pagar por la seguridad sanitaria es insuficiente si no se aclara cuál es el precio, y quién lo paga.

Hay hechos que no se han resaltado lo suficiente. Tenemos unos 700 municipios sin presencia de covid-19, ¿no se podrá construir un retorno cauteloso a clase con los alumnos y maestros que viven en ellos? El 70 % de las escuelas del país atienden a menos de cien estudiantes, y más de 18.000 en las zonas rurales tienen menos de veinte estudiantes, ¿no son esos grupos adecuados para un manejo fácil de bioseguridad? Para colegios urbanos grandes, además de alternar se podría usar otras instalaciones comunitarias.

Muchísimos de los niños del país reciben parte importante de su alimentación en el colegio. No obstante los esfuerzos de ministerio, secretarías e ICBF para mantener los programas alimentarios, la logística de entrega casa a casa es extraordinariamente compleja, y no creo que se pueda asegurar que todos están recibiendo lo mismo que en el colegio.

La apertura económica gradual está sucediendo, es inevitable, los padres tienen que salir a sus trabajos o al rebusque. Hay cientos de miles de hogares con una sola cabeza de familia, usualmente la madre. ¿Qué van a hacer todos esos niños? Los impactos psicológicos del encierro no han sido medidos, pero sin duda son significativos. También hay niños que trabajan. En el campo, ayudando en las labores agrícolas; en la ciudad, en labores domésticas y otras. El riesgo de que muchos deserten del estudio es inmenso.

En definitiva, cuando se asume la oposición al regreso de los niños a las aulas, muchas veces con algo de hipocresía y desde posiciones de privilegio, hay que calcular sinceramente los costos y quién los va a pagar. Son los niños pobres los que pagarán en rezago académico y aumento de brechas entre grupos socioeconómicos, en deserción, en angustia y depresión, en nutrición y en desarrollo.

Cierto que la vida es lo más importante, pero entonces hay que hacer completa la contabilidad. Educación truncada, desnutrición (ya se han reportado muertes), ahondamiento de la desigualdad y la inequidad, pérdida de oportunidades, todo eso es también pérdida de vida. Recomiendo a los analistas invertir mejor su imaginación buscando soluciones para un regreso seguro que rebuscando argumentos para impedirlo.

Moisés Wasserman
@mwassermannl

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.