Más sobre glifosato

Más sobre glifosato

Decidir sin saber la verdad será hacerlo a ciegas, y cualquier decisión tendrá un costo ético.

27 de junio 2019 , 07:11 p.m.

María Isabel Rueda generó una tormenta con su columna sobre el glifosato del 23 de junio en EL TIEMPO. Comenzó con dos errores, que le han venido cobrando duramente. Primero copió una fórmula que el editor de palabras desconfiguró, quitándole todo sentido químico. Afirmó además que partes de la fórmula son compuestos naturales, lo cual no quiere decir nada porque una molécula suele tener propiedades muy diferentes a las de sus componentes. Después hizo un cálculo de concentraciones incorrecto, pero, aun si hubiera sido correcto, no diría mucho porque 4 por ciento puede ser demasiado, o muy poco, dependiendo de la sustancia.

Pero se le hacen otras críticas que hay que ver con cuidado. Una es que el documento en el cual se basa (de la Universidad Sergio Arboleda) no es una investigación original sino un análisis de otras investigaciones publicadas. También se le criticó su definición de probabilidad, que no tiene nada que ver con el concepto estadístico. Las dos objeciones son ciertas, pero, a decir verdad, el informe de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (Iarc) que señala el glifosato como probable cancerígeno es también un análisis de otras publicaciones, y su criterio de probabilidad es el que indica la columna.

Es cierto que ese informe clasifica el glifosato en un grupo asociado con riesgo de cáncer. También, que en ese grupo están algunos cosméticos muy usados, las carnes curadas y, hasta no hace mucho, el café.

El exministro Alejandro Gaviria ha planteado que el problema es ético. Sin embargo, la reflexión ética depende del contenido de verdad de las premisas

Es verdad, asimismo, que otros informes de agencias muy serias como la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.), la Efsa (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), la Echa (Agencia Química Europea), Salud Canadá y el NIH (Instituto Nacional de Salud de EE. UU.) no lo encontraron asociado al cáncer.
Es correcta la afirmación de que el glifosato se usa extensamente en labores agrícolas en todo el mundo. Pero están en lo cierto quienes objetan diciendo que en muy pocos lugares se usa con aspersión aérea.

El exministro Alejandro Gaviria ha planteado que el problema es ético. Sin embargo, la reflexión ética depende del contenido de verdad de las premisas. Si es cancerígeno, como sugiere la Iarc, sería una falta de ética asperjar con él. Pero si esa premisa no es cierta, sería falta igualmente grave enviar a campesinos y soldados a erradicar en campos minados.

Rodrigo Uprimny aduce que ante una duda razonable debe aplicarse el principio de precaución, que revierte la carga de la prueba; así, el que fumiga es quien tiene que demostrar inocuidad. El quid de la cuestión es definir qué es una duda razonable. Es decir, de nuevo nos debemos remitir al contenido de verdad en la premisa.

Los argumentos de ética y del principio de precaución llevarían a que debe ser totalmente prohibido. En ese caso se deberá revisar, con esos mismos argumentos, lo que significaría la caída de productividad agrícola para el bienestar de los más pobres. Sri Lanka suspendió en 2015 su uso, y la caída en producción de té fue de tal magnitud que debieron revocar la prohibición en 2018, y todavía no se han recuperado.

El hecho es que hay trabajos científicos que sustentan las dos posiciones (aunque hay más por la inocuidad). Decidir entre ellos no es un asunto sencillo, pero no es imposible. Un grupo serio de científicos puede valorar el rigor de los experimentos, de las observaciones y de la coherencia lógica de las conclusiones. Decidir sin conocer la verdad será decidir a ciegas, y cualquiera de las decisiones tendrá un costo ético.

Me parece prudente la posición actual de la Corte Constitucional, que (si entiendo bien) permite el uso del glifosato, condicionándolo a procedimientos que les eviten la exposición a poblaciones desprotegidas.

@mwassermannl

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.