La palabra nos hace humanos

La palabra nos hace humanos

Es el proceso de desarrollo más complejo de nuestra especie.

16 de mayo 2019 , 07:08 p.m.

Cuando se pregunta qué es lo que nos distingue a los humanos de otros animales, la respuesta más frecuente es el lenguaje. La palabra en todas nuestras tradiciones culturales tiene un inmenso poder. Resulta a veces difícil distinguir hasta dónde llega ese poder. En la tradición judía, por ejemplo, está prohibido pronunciar el nombre de Dios. La prohibición ha sido tan efectiva que hoy nadie sabe cómo se pronuncia.

En casi todas las culturas la palabra tiene un poder mágico. De niños decíamos ‘abracadabra’ esperando que sucedieran cosas sorprendentes. Harry Potter usa la versión menos deformada de Avada kedabra, del hebreo, y que podría traducirse ‘obra como palabra’; es decir, palabra que genera un resultado sin otra acción.

Los orígenes del lenguaje son un misterio. La arqueología nos puede decir muy poco de ellos. Así como no sabemos el color de los dinosaurios por sus fósiles, hay pocas cosas que nos puedan decir cuándo y cómo empezaron a hablar nuestros ancestros. Por eso, en 1866, la Sociedad Lingüística de París prohibió a sus miembros especular sobre los orígenes de algo que nunca podríamos entender. No fue atendida por Darwin, quien pocos años después publicó su Origen del hombre, en el cual planteaba la hipótesis de que el lenguaje surgió como un canto, similar al de las aves, para atraer parejas.

Últimamente se perfila una teoría que unifica varias tendencias y propone que (como profetizó Darwin) el lenguaje se inició con canto, pero combinado con mímica e imitación de sonidos

Algunos han especulado que debió surgir hace unos 40.000 años, cuando, según evidencian las pinturas rupestres, el hombre empezó a usar símbolos abstractos. Sin embargo, el hombre de Neandertal poseía las estructuras anatómicas necesarias para hablar hace 400.000 años.

Chomsky y sus discípulos postularon una gramática universal biológicamente intrínseca en nosotros. Sin embargo, estudios de filólogos no han podido encontrar esa supuesta gramática común en las 7.000 lenguas que se hablan en el mundo. Últimamente se perfila una teoría que unifica varias tendencias y propone que (como profetizó Darwin) el lenguaje se inició con canto, pero combinado con mímica e imitación de sonidos; mezcla que gradualmente se fue estructurando en un lenguaje complejo.

Muy recientemente, el veterano antropólogo evolucionista Michael Tomasello publicó Becoming human (aún no traducido), el tercer libro de una trilogía que recoge 30 años de investigación. En los estudios de su grupo compararon observaciones y experiencias en chimpancés, bonobos y niños, desde su nacimiento hasta los 6 o 7 años. La premisa era que nuestro último ancestro común, del cual divergimos hace unos seis millones de años, se parecía mucho más a los grandes simios que a nosotros. Así, debería ser posible trazar las vías por las que se formaron aquellas características que nos definen como humanos.

La investigación encontró en los infantes primates habilidades rudimentarias muy parecidas a las de los niños. Estudió ocho vías que caracterizan a los humanos: cognición social, comunicación, aprendizaje cultural, pensamiento cooperativo, colaboración, prosociabilidad, normas sociales e identidad moral. El libro es largo e interesante, imposible de resumir en una columna. Postula que el desarrollo de la capacidad para tener una ‘intencionalidad compartida’ fue el hecho crucial que llevó a esa singularidad que nos hace humanos. Entonces el lenguaje, que es el proceso de desarrollo más complejo de nuestra especie, sería en realidad el resultado, no la causa, de la cognición y la sociabilidad que caracterizan la condición humana.

Millones de años para llegar a la palabra que tenemos hoy. Deberíamos ser más respetuosos y usarla para aclarar, no para oscurecer; para comunicar, no para separar, y para seguir construyendo esa ‘intencionalidad compartida’, que es la base de los grandes proyectos que la humanidad ha emprendido.

@mwassermannl

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.