Intolerancia en la academia

Intolerancia en la academia

Este no es el primer caso. Los vetos a conferencistas, textos y teorías son cada vez más frecuentes.

16 de julio 2020 , 09:25 p. m.

Por estos días hay un debate en la academia norteamericana que vale la pena conocer. El último episodio (por el momento) fue una carta al 'Harper’s Magazine' firmada por 152 conocidas personalidades. 'Harper’s' es la revista cultural más antigua de Estados Unidos (data de 1850), en ella publicaron escritores como Mark Twain y Herman Melville, y políticos como Theodore Roosevelt y Winston Churchill. Es bastante respetable.

La carta fue una reacción a otra anterior, dirigida por más de 400 profesores y estudiantes a la Sociedad Lingüística Americana (LSA), en la que solicitaban que Steven Pinker (profesor en Harvard) fuera retirado de la lista de lingüistas distinguidos y de la de expertos en medios de comunicación. Es decir que fuera oficialmente ‘desdistinguido’ y que su conocida pericia se desconociera.

La carta, larga y algo enredada, se sustenta en seis comentarios de Pinker, el primero del año 2011 y los últimos dos del mes pasado. Ninguno es un ensayo o un libro, son apenas los 140 o 280 caracteres de un tuit. En los seis tuits, según los autores de la carta, Pinker se mostraba sistemáticamente en desacuerdo con objetivos de LSA relacionados con el uso del lenguaje para defender algunas causas sociales.

Se lo acusó de sexista porque, en un tuit de 2014, decía que era flojo el sustento con el que se afirmaba que un crimen múltiple, de seis personas, fue motivado por la misoginia. Luego publicaron una errata a la carta, reconociendo que, efectivamente, las seis personas asesinadas no habían sido todas mujeres, como ellos afirmaron, sino que cuatro de las seis eran hombres. Sin embargo, se mantenían en la explicación de misoginia porque el crimen había ocurrido en una sororidad, y por declaraciones del asesino. Con los dos últimos tuits, se lo acusó de no ser suficientemente explícito en su denuncia contra el racismo. Dicen que usó una figura lingüística conocida como ‘silbato para perros’ (dog whistle) con la que se dice algo que es aparentemente transparente para un grupo, pero que lleva un mensaje oculto para otro. Es decir, lo acusan de que su expresión llevaba un mensaje racista que solo estaba claro para unos iniciados. Esa acusación me recuerda a quienes, en nuestras redes, suelen explicarnos qué es lo que ‘realmente’ pensamos y cuál es nuestra ‘verdadera’ posición política.

La carta de 'Harper’s' en defensa de Pinker traía firmas como las de los escritores Salman Rushdie y Margaret Atwood, el teórico político Neil Roberts, la escritora feminista Gloria Steinem, el psicólogo Jonathan Haidt, el periodista Fareed Zakaria, el lingüista Noam Chomsky y otros. Más breve que la anterior (y mejor escrita), dice, entre otras cosas, que “... la inclusión democrática solo será posible si nos manifestamos contra el clima de intolerancia que se ha establecido... mientras que esta se esperaba de la derecha radical, se está expandiendo también en nuestra cultura (académica): hay intolerancia a visiones opuestas, se avergüenza públicamente, se condena al ostracismo académico y se tratan asuntos políticos, que son complejos, con certeza moral enceguecedora”.

Hubo reacciones en contra de esta carta y vendrán más, también las hubo entre nosotros. Cuando, como en este caso, resulta difícil desautorizar a los firmantes, se acude al recurso académico, último e infalible, de decir que el escrito es poco profundo (aunque no pretende ser un tratado, sino solo un llamado de atención).

La carta expresa su preocupación sobre lo que enfrentan las instituciones culturales en países con libertad de expresión. No es el primer caso. Los vetos a conferencistas, a textos y a teorías son cada vez más frecuentes. La lucha por causas justas no puede llevar a un nuevo dogmatismo ni a la exclusión, todo en nombre de la inclusión.

Moisés Wasserman@mwassermannl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.