Amabilidad con los extraños

Amabilidad con los extraños

Decisión del Gobierno sobre emigrantes venezolanos es la correcta. Su protección es un acto moral.

18 de febrero 2021 , 09:25 p. m.

El 2020 no fue un año que estimulara la amistad entre distintos pueblos. Las reacciones a la pandemia no fueron altruistas. Lo primero que hicieron algunos países fue cerrar sus fronteras a los extranjeros; algunos, incluso, las cerraron a sus propios nacionales que intentaban regresar. La producción de insumos de salud fue confiscada para uso interno y la compra de vacunas se convirtió en un remate en el que quienes primero compraron, antes de que hubiera resultados de las pruebas, fueron los que ya hoy empezaron a vacunar.

Trump prohibió la emigración de ciudadanos de algunas naciones a su país, país que fue construido por emigrantes (incluido su abuelo). En Centroamérica y México cortaron olas migratorias, y tanto en el Caribe como en el Mediterráneo se hundieron barcos con personas que escapaban de la desesperación. Europa oriental levantó barreras y devolvió refugiados a la guerra.

Por eso debemos estar orgullosos con la propuesta colombiana de un estatuto de protección a los emigrantes venezolanos. Muchas personas lejanas al Gobierno reconocieron su acierto. Algunos espíritus menores no fueron capaces de superar sus odios (unos contra el Gobierno, otros contra los extranjeros). La protección de los emigrantes es, sobre todo, un acto moral. Hay quienes, además, hacen cuentas y muestran que es conveniente. Puede ser, pero ese argumento es secundario.

Una de las novedades bibliográficas del año pasado fue La amabilidad de los extraños, del profesor de psicología de la Universidad de California Michael E.
McCullough. El subtítulo es explicativo: ‘De cómo un simio egoísta inventó un nuevo código moral’. Se refiere al código de respeto y amabilidad con los migrantes extranjeros, y discute argumentos de la evolución natural para explicar su surgimiento.

La pregunta se ha planteado en el pasado, empezando por el mismo Darwin en El origen del hombre. Las explicaciones que se han dado son extensiones de aquellas que explican el altruismo, que a veces llega al sacrificio personal por los miembros del grupo familiar o tribal cercano. Pero el profesor McCullough siente que esos argumentos no son suficientes, que acá hay algo diferente.

Cada día más grupos en nuestras sociedades modernas están incluidos en ese “círculo en expansión” que describió el filósofo Peter Singer, pero no es tan claro cómo se empezó a incluir a los migrantes extranjeros en él.

La historia de la humanidad es una de migraciones. En realidad, las migraciones preceden a la historia. El Homo sapiens empezó a migrar unos 300.000 años antes del comienzo del Neolítico (hace 10.000 años) que es la época en la que empezamos a tener verdaderamente historia. Otras especies de Homo migraban hace tres millones de años. Migraciones que fueron violentas. El asunto era conquistar o ser conquistado; y en tal caso, aniquilado o esclavizado.

Algo pasó recientemente que cambió las cosas, tan recientemente que resulta difícil explicarlo con la evolución natural (y eso es lo que plantea el libro mencionado). Surgieron legislaciones que se apiadaban del desvalido, instituciones que apoyaban, por ejemplo, a las viudas y a los huérfanos (que eran objeto de los peores tratos) y también a quienes, por sequías y hambrunas, o por expulsión, debían emigrar.

El autor del libro ve el surgimiento de esos códigos morales relacionado con la norma de oro: “No hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti”, y a partir de ella, con elaboraciones racionales y lógicas que conducen a una moral más moderna. Sus argumentos, si bien no son definitivos, son fuertes. La decisión reciente del Gobierno colombiano es la correcta de acuerdo con esta lógica, alejada de la de aquellos simios cuyos horizontes se limitaban a los de su pequeña tribu.

Moisés Wasserman@mwassermannl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.