Secciones
Síguenos en:
¿Confiar en la ciencia?

¿Confiar en la ciencia?

La dinámica de sus acciones asegura la revisión de una comunidad experta. Una razón para confiar.

29 de abril 2021 , 09:25 p. m.

Ya entrados en el segundo año de pandemia, tenemos que reconocer el papel de la ciencia en sus soluciones. En pocos meses las vacunas, instrumentos biotecnológicos extraordinariamente sofisticados, se convirtieron en la mayor esperanza. Además, se multiplicaron los instrumentos diagnósticos, se desarrollaron modelos matemáticos para seguir el curso de la epidemia, se construyeron bases de datos para diseñar políticas de salud pública, se mejoraron los tratamientos con equipos de alta complejidad y aparecieron nuevos tratamientos farmacológicos (y hay más en camino). No hay un solo instrumento que estemos usando que no se derive del conocimiento científico.

A pesar de eso, muchos manifiestan su desconfianza en la ciencia. Sus dudas son respetables, es legítimo preguntarse cuáles son las razones que tenemos para confiar. De hecho, es una pregunta usual entre quienes nos dedicamos profesionalmente a ella. Hay discusiones filosóficas sobre sus límites y formas de verificación, sobre el papel de la observación y de las hipótesis, sobre la existencia del método científico que postuló Francis Bacon, y más. Esas discusiones pertinentes en una pequeña comunidad de teóricos suscitan menos interés en la mayoría de la gente, lo que no nos excusa para argumentar por qué, en verdad, se puede confiar en la ciencia.

Una primera razón, bastante poderosa, es su éxito. Sin duda habrá dudas sobre qué se define como éxito y por qué, pero la mayor parte de la gente sensata puede distinguir un éxito de un fracaso. Si nos preguntamos por qué una persona confía en un electricista para que arregle un daño en su casa, responderemos que porque sabe cómo son los circuitos, ha arreglado otros daños y tiene un taller desde hace años en el vecindario.

Algo similar podría ser una razón para confiar en la ciencia. Tiene un cuerpo de conocimiento muy amplio y sólido, ha logrado éxitos resolviendo problemas similares y tiene talleres bien establecidos en el barrio. Los esquemas de vacunación, por ejemplo, son resultado de un conocimiento acumulado sobre qué pasa cuando un organismo extraño nos invade, cómo reaccionamos, qué sistemas celulares y genéticos se activan, cómo actúan las células de memoria inmunológica y mil detalles más. Conocimiento que se aproxima muy bien a una descripción real, aunque en el futuro se vayan a dar ajustes.

Una segunda razón tiene algo de paradójico. La ciencia se muestra insegura e insiste siempre en la temporalidad de sus afirmaciones. Y, sí, la inseguridad es una poderosa razón para confiar. Quien no está inseguro no revisa sus conclusiones ni las confronta. Los dogmas no se modifican, la ciencia lo hace permanentemente y así progresa. En lo que llevamos de pandemia ha habido varios cambios en recomendaciones que estaban sustentadas en la información existente, pero que cambiaron cuando se entendió algo que no se entendía antes.

Esa inseguridad es, además, la base de un tercer argumento aún más poderoso. Las conclusiones de la ciencia son resultado de un esfuerzo colectivo. De un consenso que se logra en un proceso de revisión, discusión y confrontación entre pares expertos que difieren en puntos de vista, en interpretación de observaciones, o en sus deducciones. Esos consensos no son simples opiniones mayoritarias, sino acuerdos sobre cuáles son las argumentaciones que mejor explican la realidad.

La ciencia no pide que confíen en ella por razones de autoridad. Lo pide porque la dinámica de sus acciones asegura una revisión permanente por parte de una comunidad experta que busca detectar el error, porque sus soluciones son efectivas y porque el conocimiento que genera está construido en permanente confrontación con referentes externos, esos que llamamos hechos.

Moisés Wasserman@mwassermannl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.