Secciones
Síguenos en:
La cuna del español

La cuna del español

Aunque el idioma no nació en el monasterio de Suso, debo admitir que allá fue bautizado.

15 de julio 2021 , 09:32 p. m.

En una actividad académica, las directivas de la Universidad Internacional de La Rioja me invitaron a visitar la cuna del español. Mi primera reacción fue de incredulidad. Los idiomas no nacen en un lugar y en un momento, son producto de una evolución cultural en zonas amplias y a lo largo de siglos.

Era como si me hubieran ofrecido visitar el lugar en que surgió nuestra especie y donde vivieron Adán y Eva. Quien entiende la evolución sabe que nunca hubo unos padres únicos de quienes descendemos todos. Fueron grupos de homínidos, en algún área de África Central, que cambiaron sutilmente durante millones de años hasta que adquirieron las características de nuestra especie.

La creación de un idioma es un proceso evolutivo parecido en el que se conjugan diversas corrientes lingüísticas a lo largo de los años. Un proceso en el que se seleccionan las formas de expresión más exitosas y las gramáticas más poderosas. Por entender esto, la invitación me resultaba más intrigante, y la acepté con agradecimiento.

El lugar resultó extraordinariamente interesante. En 1997 fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco, durante las celebraciones de los mil años del castellano. En la localidad de San Millán de la Cogolla hay dos conventos unidos por su historia, el de Suso y el de Yuso (que en español arcaico quería decir el de arriba y el de abajo).

En el de Suso vivió y falleció, en el 574, san Millán (san Emiliano hoy). Fue un eremita que se retiró a unas cuevas que se convirtieron en un monasterio. Aunque se dedicó a la contemplación, su biógrafo (el obispo Braulio, año 635) y algunas pinturas lo muestran como un político avezado que combinaba sus luchas contra Satán con otras bastante más terrenales, en épocas de conflicto entre poblaciones visigodas e hispanorromanas. El monasterio de Yuso se construyó en el siglo XI, con adiciones y remodelaciones durante varios siglos. Hoy guarda los tesoros históricos acumulados, pues el de Suso es solo un sitio arqueológico.

Pero, volviendo al idioma, el monasterio de Suso se convirtió en lugar de peregrinación al que confluían personas de muchas partes para visitar las reliquias de san Millán. Los monjes construyeron un “escriptorio” donde se copiaban textos importantes en latín (una editorial anterior a la imprenta). Los escribas hacían un trabajo exquisito, y algunos incluían anotaciones propias al margen, glosas que eran comentarios o expresiones de devoción. En el códice Aemilianenses 60 encontraron una glosa escrita en un idioma que ya no era latín. No usaba declinaciones, y algunos de sus términos se habían apartado de los originales en latín. Hay también en el documento una mención de un lugar de nombre Castelle, y algunas glosas en euskera, que seguro se hablaba en esa región cercana al País Vasco. Ese es el texto más antiguo que se conserva, escrito en un idioma romance de “Hispania”. Aunque el español no nació en ese lugar, sino que fue el resultado de un proceso cultural de largo término, debo admitir que allá fue bautizado.

La historia de la península ibérica es extraordinariamente interesante. Allá llegaron homínidos mucho más antiguos que el Homo sapiens. Se formaron tribus autóctonas que guerrearon, fueron invadidas e invadieron, surgieron, y cayeron reinos e imperios; decenas, si no centenares, de etnias interactuaron y se mezclaron, llegaron tribus bárbaras y los griegos, fenicios, cartaginenses, romanos, árabes y judíos. En ella se desarrollaron culturas e idiomas en uno de los crisoles más importantes en los que se fundió la especie humana.

Quienes tumban hoy estatuas gritando lemas superficiales (para mayor ridículo en español) solo son capaces de ver la historia como un cortometraje mudo, y en blanco y negro.

Moisés Wasserman@mwassermannl

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.