close
close
Secciones
Síguenos en:
Carolina Sanín y los Simpson

Carolina Sanín y los Simpson

No acierta con su tratamiento despectivo a los Simpson. Todo indica que algo hicieron bien.

02 de diciembre 2021 , 08:00 p. m.

Hace poco, Carolina Sanín escribió un tuit que decía: "Imagínense ser alguien tan pobre de espíritu, tan vaciado, que, para expresarse, usa memes de los Simpson. Hay gente muy en el fondo de la olla. ¿Hay que ayudarlos? ¿A qué? ¿A que sean más reales? ¿O es arrogante e ingenua cualquier actitud que no sea el más límpido desdén?".

(También le puede interesar: Los Nobel 2021 y un mensaje más)

Casi en forma inmediata, Carolina se volvió tendencia en las redes, y su cuenta de Twitter se llenó de miles de respuestas, cada una con un meme de los Simpson. Si lo dijo seriamente (lo dudo), se equivocó en los memes y en los Simpson.

La palabra 'meme' fue creada por Richard Dawkins en su famoso libro El gen egoísta. Propone con ese término un análogo simbólico al gen, que muta en forma parecida y se multiplica gracias a un proceso de selección natural. Propuso con eso que la cultura, el conocimiento y las artes se desarrollan en un proceso que es la continuación de la evolución biológica. Uno puede estar de acuerdo o no, pero es una idea muy seria, muy interesante y que ha sido muy productiva. En lo popular han tenido gran éxito los memes gráficos, una de tantas clases de memes, que son chistes, muchos malos, algunos regulares y unos pocos bastante buenos. Los memes de los Simpson proliferaron, y si nos atenemos a la teoría, debe de ser porque han sido exitosos reproduciéndose.

Tampoco acierta con su tratamiento despectivo a los Simpson. Todo indica que algo hicieron bien. Llevan transmitiéndose treinta y tres años, con una audiencia que oscila entre los siete y los trece millones de espectadores. La revista Time los calificó en 1999 como el mejor programa del siglo XX, han ganado 33 premios Emmy (el premio de la industria de televisión) y 32 premios Annie (el de los dibujos animados).

Los memes de los Simpson proliferaron, y si nos atenemos a la teoría, debe de ser porque han sido exitosos.

Carolina respeta mucho las palabras y este programa ha introducido varias, hoy de uso corriente en el idioma inglés, incluidas en los diccionarios Webster y Oxford (que para el inglés hacen las veces de la Real Academia para el español). Una de ellas, totalmente loca, que Bart (el hijo perverso) se inventó para ganar tramposamente un juego de Scrabble.

Se ha escrito mucho sobre ellos. Hace un tiempo leí con bastante gusto Los Simpson y la filosofía –El ¡D’oh! de Homero. Escrito por veinte y editado por tres jóvenes profesores de filosofía de escuelas muy prestigiosas de Estados Unidos e Inglaterra (el editor principal advierte que esto no es tanto si se toma en cuenta que toma 300 personas y 150 millones producir un episodio).

No es posible en unas pocas palabras abordar todos los temas analizados en el libro. Solo alcanzo a dar una idea de algunos. El primer capítulo explora el sentido de la hipocresía de Springfield (el pueblo-universo de la serie) y discute si la hipocresía es siempre poco ética. También, de qué manera, si la hay, Homero (el padre) puede ser admirable a pesar de ser tan malo.

En un capítulo utilizan a Lisa (la hija intelectual) para discutir la paradoja americana de un gran respeto por la ciencia, por los expertos y por los intelectuales, al tiempo con un soterrado desprecio por la élite intelectual, y un resentimiento social por la aplicación de "la sabiduría" para resolver dilemas morales cotidianos.

La figura de Marge (la madre sensata y rigurosa) les sirve para discutir fundamentos éticos de una persona que es creyente, pero que no toma sus decisiones de acuerdo con lo que está escrito, o lo que ordena el pastor, como sí es el caso del vecino Ned Flanders (prototipo del piadoso pesado).

La reflexión es muy interesante, usan los personajes que son caricaturas (textualmente) pero que fueron construidos con muchísimo humor, representando seres reales, con problemas reales. La verdad es que este episodio me hizo más fan de Dawkins y de los Simpson.

MOISÉS WASSERMAN@mwassermannl

(Lea todas las columnas de Moisés Wasserman en EL TIEMPO, aquí)

Más de Moisés Wasserman

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.