Amlo y Bolso explican el mundo

Amlo y Bolso explican el mundo

Las semejanzas de Amlo y Bolso son igual de interesantes que sus diferencias. 

14 de octubre 2018 , 03:44 p.m.

Uno ya llegó al poder y el otro parece que está por llegar. Andrés Manuel López Obrador (Amlo) será el próximo presidente de México y Jair Bolsonaro (Bolso) lo puede ser de Brasil. El éxito político de estos dos líderes nos dice mucho del mundo de hoy.

Sus diferencias son profundas y sus parecidos, reveladores. Los orígenes, carreras políticas, ideologías, estilos y propuestas de Amlo y Bolso son radicalmente opuestos. López Obrador es de izquierda y Bolsonaro, de derecha. El mexicano ha antagonizado con los empresarios, mientras que el brasileño promete una política económica liberal. También ha declarado una feroz guerra sin cuartel contra los criminales, mientras que López Obrador habla de una amnistía. A Bolso le gustan los militares y a Amlo, los sindicalistas. Los medios de comunicación suelen caracterizar a Bolsonaro como homofóbico, misógino, sexista y racista. Naturalmente, está en contra del aborto y del matrimonio entre personas del mismo sexo. En cambio, Amlo elude fijar posición sobre estos temas e insiste en que está abierto a todas las ideas y que para decidir “consultará al pueblo”. Jair Bolsonaro admira a Donald Trump y detesta a Hugo Chávez, mientras que Andrés Manuel López Obrador es cauteloso en su relación con Trump, quien suele ofender a los mexicanos. Con respecto a Venezuela, el presidente electo de México se ha cuidado mucho de expresar simpatías hacia Hugo Chávez o su revolución bolivariana, cosa que no han hecho algunos de sus colaboradores, conocidos por su solidaridad con el régimen venezolano. En una de sus primeras declaraciones, Marcelo Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores de López Obrador, anunció que para su gobierno, la crisis de Venezuela es un asunto interno de ese país y, por lo tanto, no intervendrá en su política doméstica. Bolsonaro, en cambio, ataca a su contrincante Fernando Haddad, afirmando que, de llegar este a la presidencia, sus políticas desencadenarían una crisis parecida a la venezolana. El general Hamilton Mourão, quién sería el vicepresidente de Brasil si gana Bolsonaro, ha dicho que ellos no reconocerán al gobierno de Nicolás Maduro y apoyan un cambio de régimen en Venezuela.

Las semejanzas de Amlo y Bolso son igual de interesantes que sus diferencias. Ambos llegan al poder gracias a tendencias globales que están rompiendo con la política y los políticos tradicionales en todas partes.

Los dos se han presentado ante los votantes como outsiders, candidatos marginalizados por las cúpulas de siempre. Su imagen y sus campañas se basan en el despiadado ataque a un sistema con el cual, según ellos, nada han tenido que ver. Esto último, por supuesto, no es cierto. Ambos son políticos profesionales de larga trayectoria. Amlo militó desde muy temprana edad en el hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), organización en la cual ocupó importantes cargos. Durante cinco años gobernó la populosa capital de México y fue candidato presidencial en las últimas tres elecciones. Bolsonaro, por su parte, ha sido diputado por casi tres décadas.

Pero que ambos se presenten como candidatos “antisistema” no tiene nada de particular. Es lo que hay que hacer para ganar elecciones en estos tiempos. Es una tendencia mundial. Reina la antipolítica, el rechazo popular hacia todos los líderes y organizaciones políticas que hayan tenido poder y responsabilidades de gobierno. No es de sorprender entonces que los políticos se estén disfrazando de ‘nuevos’ y de personas sin culpa alguna de los males que tienen hartos a votantes cuyo mantra, ya universal, es ‘Que se vayan todos’ .

Desde esta perspectiva, Amlo y Bolso son candidatos ‘normales’. Lamentablemente, en estos tiempos también se ha hecho normal que ganen elecciones candidatos que muestran una profunda antipatía por las prácticas e instituciones que limitan el poder del presidente. Limitar la independencia del Congreso, sembrar el poder judicial con jueces ‘amigos’, atacar a medios de comunicación críticos al gobierno y crear fuentes alternativas de comunicación afines al presidente son, tristemente, parte del menú político que vemos de Hungría a Tailandia y de Estados Unidos a Turquía. Tanto Bolso como Amlo han tenido actuaciones y han dicho cosas que revelan que, en esto también, son políticos normales de estos tiempos.

Esta guerra mundial que busca debilitar los pesos y contrapesos que limitan el poder presidencial se beneficia mucho de la profunda desilusión que muestran los votantes por la democracia. Más de la mitad de los brasileños afirman que aceptarían un gobierno no democrático si “soluciona los problemas”. Las mismas actitudes se encuentran en México.

La búsqueda del proverbial ‘hombre fuerte’ que sea ‘nuevo’ y luche contra la corrupción, los criminales y traiga serenidad a sociedades traumatizadas por terribles niveles de violencia domina las preferencias de los votantes en Brasil y México. Ofrecerse como el mesías salvador del país es mucho más atractivo que hablar de instituciones que limitan el poder presidencial y protegen al ciudadano, independientemente de quien sea el presidente.

Esto lo entendieron bien Bolso y Amlo.

MOISÉS NAÍM
Twitter @moisesnaim

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.