Amlo y las nuevas ciudadanías

Amlo y las nuevas ciudadanías

Deberá enfocarse en horizontalizar el poder, permitiendo el papel de veedor de la ciudadanía.

07 de diciembre 2018 , 07:26 p.m.

El inicio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (Amlo), en México, para el sexenio 2018-2024, reposiciona en primera línea del escenario mundial el debate sobre modelos económicos para los tiempos de inclusión social de las minorías y el protagonismo de lo ambiental como indicador de un desarrollo responsable para la vida de todos. 

Algunos ensayistas han expresado que estamos entrando en la era de la inteligencia intergeneracional sincrónica (iis), en la cual se establece un diálogo orbital simultáneo alrededor de los derechos y los deberes, de las corresponsabilidades y las decisiones colectivas; es el espacio y el tiempo en donde se entrecruzan las teorías de las libertades, de lo común, de lo público, del equilibrio Natura-Cultura... que encajan, como piezas recuperadas, en el puzzle de la ética humana.

En este debate se incluye la discusión en torno al socialiberalismo, el liberalismo ambiental (y su ecotasa), la socialdemocracia, el socialismo autogestionario, el progresismo, el comunitarismo, el socialismo democrático, el mutualismo...principalmente.

Lo más seguro que se verá en estos próximos seis años de gobierno lopezobradorista es la arremetida del juego sucio de la oposición burguesa de la derecha proestadounidense mexicana

En este orden de idea, podemos decir que más del 60 % de la población mundial se encuentra bajo la dinámica reflexiva de este debate del ‘iis’, en el que convergen alrededor del eje de un Estado garantista de los derechos humanos, la salvaguardia de las reservas naturales y la distribución de la riqueza en lo social para disminuir la inequidad.

Amlo y su partido político, Morena (creado en el 2014), se enmarcan en este eje… Actuarán, como mayorías en el senado, en el terreno de las transformaciones estructurales (se anuncia una cuarta transformación nacional). Al asumir este reto, López Obrador ya no se verá únicamente como presidente de su país, sino como referente activo de la región; podríamos ver en este escenario una verdadera reconfiguración en el espectro de los gobiernos de izquierda democrática de América Latina.

Por lo pronto, se propone la meta de corresponder a uno de sus deberes básicos: sembrar la cultura de la información a la ciudadanía sobre sus derechos fundamentales y la correspondiente formación política-económica con todas las herramientas comunicativas e interpretativas. Esto es determinante.

América Latina, de nuevo a la expectativa, esta vez frente a un movimiento político dueño de una extraordinaria madurez para la acciones y de una claridad discursiva, que de entrada se deberá enfrentar a sus propios miedos o a los vicios tentadores de la izquierda latinoamericana del caudillismo (junto a su gemelo nacionalismo), el maniqueísmo (la patética lucha de los buenos contra los malos) y el adanismo (en donde el mundo empieza a partir de nuestro gobierno)… son estos los principales obstáculos que enfrentan los gobiernos alternativos… luchar contra su propia contradicción… desde los socialistas utópicos hasta los socialistas científicos… pasando por los jacobinos, los ‘cordeliers’, los desobedientes civiles, los reformistas, los progresistas… todos enfrentados a sus fantasmas internos del rostro inverso de cada hombre… ese interfaz histórico que no abandona al individuo y lo tortura hasta ser vencido o vencedor… como nos lo recuerda la expresión de Solón – en la antigua Grecia, “aprende a gobernarte a ti mismo antes de gobernar a los otros”… / llega, pues, la democracia de nuevas ciudadanías a la presidencia de México –y de alguna manera, también, a América Latina–.

Lo más seguro que se verá en estos próximos seis años de gobierno lopezobradorista es la arremetida del juego sucio de la oposición burguesa de la derecha proestadounidense mexicana. Es fija la celada del ‘golpe blando’ (al estilo Dilma Roussef en Brasil), en el que se diseña, desde los medios privados y sectores de la justicia, un ataque anticorrupción y “daño a la moral pública” contra el Presidente y sus acciones de transformación radical; afinarán sus tácticas subliminales desde la sentencia: “mejorar lo viejo conocido entre libertades empresariales y beneficencias sociales, que en aventurar en utópicos modelos de equidad”.

Amlo, para lograr el “pan de sol para los otros” (verso de Octavio Paz) deberá enfocarse en su política de horizontalizar el poder ampliando la participación ciudadana y permitiendo su papel de veedor, coadministrador y corrector en tiempo real con el Gobierno, democratizando los espacios de decisión tanto en lo programático como en lo presupuestal. Enarbolando la frase-bandera de Lázaro Cárdenas: “El crecimiento humano se derrama como los ríos: corre hacia las tierras bajas o deshabitadas”.

amerindia@hotmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.