¿Petro vive?

¿Petro vive?

Petro es quien más necesita que Maduro se caiga y que cese la película de terror de Venezuela.

28 de abril 2019 , 05:13 a.m.

Tras la divulgación, a fines del año pasado, del video en el cual el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro aparecía recibiendo, de un amigo contratista, fajos con decenas de millones de pesos empacados en una chuspa, y contándolos, muchos lo dieron por muerto. Pero en política –ya se sabe– no hay cadáveres. Y, aunque Petro salió muy magullado de ese trance y perdió puntos en las encuestas, sería prematuro jubilarlo desde ya de la carrera presidencial para 2022.

Lo que traducen esos sondeos es que sus seguidores puros se mantienen a su lado: lo que pasa es que ellos solos, que representan poco más del 25 por ciento del electorado (una cifra nada despreciable, que fue la que obtuvo en la primera vuelta en 2018), no son suficientes para ganar la presidencia. Para 2022, Petro necesita sumar otro tanto si quiere ganar la segunda vuelta, y es justo en esa franja de centro (de la que mordió un buen pedazo hasta sumar el 41 por ciento de los votos en la final contra el ganador, Iván Duque) donde parece haber perdido más respaldo.

Pero no solo el video le ha hecho daño. Petro necesita votos del centro y de la izquierda moderada, pero también de la izquierda no petrista, y la verdad es que en las semanas recientes, el exalcalde se ha trenzado –en algunos casos en términos bastante bajos– en agudas peleas con líderes de todos esos sectores. Hace poco acusó a Sergio Fajardo de mentir y dijo que la invitación que el exgobernador de Antioquia hizo a votar en blanco en la segunda vuelta del año pasado “le dio el triunfo al uribismo”. Fajardo no se arrugó y le contestó: “El señor Petro todavía no ha podido digerir que no ganó las elecciones”.

Y, aunque esta semana Claudia López salió a defenderlo tras el último rifirrafe de Petro con el expresidente Álvaro Uribe –ella sabe que necesita los votos petristas para ganar la alcaldía de Bogotá–, lo cierto es que entre los dos la cosa no fluye. Tras el video de fines de noviembre, ella cuestionó que el exalcalde diera explicaciones “gota a gota”. Y en marzo sostuvo: “Voy a competir contra los candidatos de Petro, no soy la candidata de Petro”.

Con la izquierda pura, Petro tampoco anda de luna de miel. En estos días tuvo un amargo cruce de reproches con Piedad Córdoba y Wilson Borja, a quienes habría catalogado de cercanos a las Farc, en una charla hace años con funcionarios de la embajada de Estados Unidos, según una filtración de Wikileaks.

Pero el verdadero problema de Petro, más allá de la coyuntura del video o de sus refriegas con Fajardo, López y algunos dirigentes de izquierda, es estructural. Como quedó en evidencia en su más reciente cruce de insultos con el expresidente Uribe, Petro necesita que la polarización se mantenga viva para encarnar el antiuribismo. Por eso no pierde ocasión de alimentarla.

Y, aunque son muchos quienes, desde curules y medios de comunicación, le echan leña al fuego de la crispación entre los extremos, los colombianos –en especial en el amplio sector centrista del electorado– parecen cansados de eso. No en vano, los dos personajes de la política cuya imagen negativa ha crecido más en estos meses son justamente Uribe y Petro.

Y un asunto más. Muchos creen que la resistencia del sátrapa Nicolás Maduro en Venezuela puede ayudarle a Petro porque, de sobrevivir este gorilón hasta 2022, podría darle una mano desde allá al exalcalde. Pienso todo lo contrario: Petro debe ser el más interesado en que Maduro se caiga y la película de terror del desastre venezolano causado por el chavismo deje de proyectarse sobre Colombia. Si esa película sigue en cartelera, Petro no tendrá opción de ganar las presidenciales en tres años, por el miedo de muchos a que eso pase aquí. Pero si Maduro se cae pronto, quién sabe si para 2022 los votantes lo hayan olvidado.

MAURICIO VARGAS
mvargaslinares@yahoo.com

Sal de la rutina

Más de Mauricio Vargas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.