Lula tiene la culpa

Lula tiene la culpa

Al corromperse, Lula y su partido abrieron el camino al racista, misógino y homofóbico Bolsonaro.

13 de octubre 2018 , 11:33 p.m.

Dan miedo las declaraciones del casi seguro próximo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un militar de la reserva de 63 años, convertido en fenómeno de masas allí, donde hace poco adoraban al dirigente populista Luiz Inácio da Silva, mejor conocido como Lula. Para la segunda vuelta presidencial, este 28 de octubre, los sondeos indican que Bolsonaro, con 58 por ciento de la intención de voto, aventaja al candidato de izquierda señalado por Lula, Fernando Haddad, que apenas alcanza 42 por ciento.

Acérrimo defensor del régimen militar de los 60 y 70, en 1999 Bolsonaro dijo que estaba “a favor de la tortura” para luego, en 2016, matizar –si vale la expresión–: “El error de la dictadura fue torturar y no matar”. Racista y misógino, le espetó a una contradictora que lo acusaba de justificar la violación de mujeres: “Usted no merecería ser violada porque es muy fea, no es de mi gusto”. Tras debatir con un líder indigenista que le arrojó un vaso en la cara, declaró: “Él debería ir afuera a comer pasto, así puede mantener sus orígenes”.

De las comunidades negras dice que “no hacen nada, solo sirven para procrear”, y asegura que ninguno de sus hijos se casaría con una pareja de piel negra “porque ellos están muy bien educados”. Sobre los homosexuales, declaró: “Prefiero que un hijo mío muera en un accidente a que ande con un bigotudo por ahí”. Y también: “Si veo a dos hombres besándose, les pego”.

Habrá algunos a quienes les parezcan hasta divertidas estas frases, que harían sonrojar a Donald Trump, tan amigo de coquetear con el racismo, la homofobia y la misoginia. A mí me aterran y me indignan, pero, además, me mueven a preguntarme cómo es posible que casi 50 millones de brasileños hayan votado por Bolsonaro en la primera vuelta y que 58 por ciento de los más de 110 millones de electores declaren que lo harán el 28.

Hay sectores de la clase alta de Brasil con sentimientos muy similares a los que Bolsonaro expresa en sus asquerosas declaraciones. Pero los ricos son una pequeña minoría, y para alcanzar esos registros electorales, es claro que el candidato ultraderechista capta millones de votos de las clases media y popular.

La culpa la tienen Lula da Silva y su Partido de los Trabajadores. Después de haber despertado las esperanzas de millones de empobrecidos brasileños y de haberles dado, en el inicio, mejores condiciones de vida, gracias al impulso de la economía (Lula no se comportó como marxista, sino en parte como neoliberal) y también a masivos programas de subsidios a los más necesitados, Lula y el PT se dedicaron a robar.

Aliados con sectores del empresariado (poderosas firmas constructoras, contratistas del gigante Petrobras y multinacionales), los líderes petistas repartieron favores estatales y, a cambio, se llenaron los bolsillos con millones de dólares en coimas, para sus campañas y para su beneficio personal. El propio Lula se dejó regalar un lujoso ‘penthouse’ de playa, amén de otros enredos de corrupción de su entorno, y por eso está en la cárcel.

Gobernantes de derecha han protagonizado escándalos similares en Brasil –Fernando Collor, hace dos décadas– y otros países. En Venezuela habían robado los partidos tradicionales por años y luego ha robado el chavismo, que parece haber batido todos los registros. Igual de grave resulta que se corrompa un derechista, un centrista o un izquierdista.

Pero tiene cierto sentido que al pueblo le duela más que quien robe sea un líder de izquierda, pues lo lee como una doble traición: la traición a la confianza pública, como sucede con cualquier corrupto, y la traición –si se quiere, más dramática– de quien dijo que llegaba al poder para servir a los más pobres. Y muchos de esos pobres, aunque parezca suicida, van a inclinar la balanza a favor de Bolsonaro. Pobre Brasil.

MAURICIO VARGAS
mvargaslina@hotmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.