La indigestión de Efromovich

La indigestión de Efromovich

Efromovich se sirvió más de lo que podía digerir, y los pasajeros sufren su malestar estomacal.

30 de marzo 2019 , 11:11 p.m.

Al principal accionista de Avianca, el brasileño Germán Efromovich, le debe el país el rescate de la aerolínea que, en 2004, cuando él decidió arriesgar 64 millones de dólares para salvarla, se encontraba en estado de coma y sometida a la ley de quiebras en Estados Unidos. En menos de una década, Efromovich –de la mano del brillante presidente de la aerolínea, Fabio Villegas– la enderezó a tal punto que en 2013 obtuvo utilidades netas de 234 millones de dólares. Para 2008 movilizaba 7,5 millones de pasajeros, que se volvieron 18 millones en 2010 y el año pasado, más de 30 millones.

Aunque el tráfico no ha parado de crecer, la situación financiera de la compañía se ha deteriorado mucho. Del récord de 234,1 millones de dólares de utilidades netas en 2013, Avianca pasó a pérdidas netas de casi 140 millones de dólares en 2015, cuando ya Villegas se había retirado. Y, aunque en los años siguientes volvió a ganar, el año pasado la utilidad fue insignificante –apenas 1,1 millones de dólares–, y la deuda volvió a crecer a niveles de alto riesgo.

Avianca ha vivido una tormenta perfecta. Su deuda en dólares se encareció, y mucho, por la devaluación, pues, inexplicablemente, la compañía no estableció las debidas coberturas cambiarias. El precio del petróleo la golpeó por partida doble: cuando estaba muy alto, disparó el gasto en combustible de los aviones, pero cuando se vino abajo, Efromovich perdió mucho dinero en sus negocios petroleros, y no le alcanzó el bolsillo para respaldar a la aerolínea, afectada por la devaluación.

A lo anterior su suma un durísimo pleito de Efromovich con el salvadoreño Roberto Kriete, quien se quedó con el 20 por ciento de Avianca tras la unión de la compañía colombiana con la centroamericana Taca. La pelea se ha ventilado en los medios. Hace un par de años, y al referirse a Kriete, Efromovich declaró: “Me uní al socio equivocado”. La publicidad de esa batalla verbal y legal –el brasileño tiene fama de socio difícil– le ha hecho daño al precio de la acción e inquieta a los bancos, justo cuando Avianca más necesita inversionistas y financieros.

Esto sería un lío más entre ricos si no fuese por lo duro que golpea al pasajero. Mal servicio –no obstante el esfuerzo de pilotos y demás empleados–, atrasos, eliminación de rutas y frecuencias –entre ellas, vuelos directos muy útiles a varias ciudades de Estados Unidos–, aplazamiento de la renovación de la flota, y hasta la llegada de China de unos Airbus con incomodísimas sillas carentes de pantalla de televisión. Barranquilla, la ciudad donde Avianca nació hace 100 años, ha resultado la más golpeada: el vuelo a Miami, de uso frecuente para turismo, trabajo y negocios, despega de la ciudad a las tres de la madrugada.

Según me explicó un experto que ha estudiado de cerca la crisis, el pecado de Efromovich fue entusiasmarse en exceso durante las vacas gordas e imponer un acelerado crecimiento en aviones, rutas y frecuencias, y la adquisición de otras compañías en Latinoamérica. A Efromovich le pasó lo que al comensal que, en el bufé, se sirve mucho más de lo que es capaz de digerir. Y, ahora, los pasajeros padecemos el malestar de su desbordado apetito.

¿Hasta dónde irá el recorte en calidad, rutas y frecuencias? ¿Qué pasará con la flota ahora que Avianca no la está pudiendo mantener al día? ¿Qué más retrasos e incomodidades tendremos que sufrir los 30 millones de pasajeros anuales? ¿Conseguirá Efromovich un buen socio que le inyecte a Avianca la liquidez que necesita? ¿Aprovechará la competencia para ofrecer opciones de calidad que hoy no hay? Y un punto muy importante: ¿hay alguien en el Gobierno pendiente de tan delicada situación, y preocupado por el deterioro del servicio a los pasajeros y por la situación financiera y operativa de la aerolínea bandera de Colombia?

MAURICIO VARGAS
mvargaslina@hotmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.