Estancados

Estancados

La baja en los homicidios por la derrota militar de las Farc y el acuerdo de La Habana ya se dio.

22 de junio 2019 , 10:37 p.m.

En un detallado análisis de la Fundación Ideas para la Paz, con cifras de la Policía Nacional, apareció esta semana una buena noticia: entre enero y abril, en Colombia hubo una reducción de los homicidios del 6 % con respecto al mismo período del año pasado. Son 253 asesinatos menos, de lo cual hay que alegrarse. Para destacar, la reducción en una zona crítica, Nariño, donde la Fuerza Pública parece haber propinado sensibles golpes a las disidencias de las Farc y otras bandas criminales.

En las grandes ciudades, notable la reducción de la tasa de homicidios en Barranquilla (22 %), Cali (19 %) y Bogotá (15 %). Muy importante también la reducción del 22 % en los municipios donde operan zonas de reincorporación de excombatientes de las Farc, y del 19 % en los municipios donde han sido activados planes de sustitución de cultivos, así como una baja en territorios de intervención militar intensa, como Tumaco (45 %), bajo Cauca (30 %) y Catatumbo, aunque en esta región la baja es de apenas 1 %.

Pero, al analizar estas cifras desde una perspectiva más amplia y no limitada a los primeros meses del año, hay algo que preocupa. La gran noticia en los años iniciales del siglo fue el descenso de la tasa nacional de homicidios de unos 70 por cada 100.000 habitantes en 2002 a menos de la mitad (33) en 2012, relacionado con los demoledores golpes dados por la Fuerza Pública a las Farc y, en cierto grado, con la desmovilización de los paramilitares.

La tasa siguió bajando hasta 2016, cuando se situó en 25,5. En diciembre de ese año entró en vigor el acuerdo de La Habana entre el Gobierno y las Farc. Muchos esperaban que, con algo más de 8.000 excombatientes de las Farc desmovilizados, el país vería acentuar la baja de los homicidios de modo significativo.

Pero no fue así: entre 2016 y 2018, la tasa apenas bajó seis décimas, estancada en 24 homicidios por cada 100.000 habitantes, cifra similar a la de inicios de los años 80. Esta cifra sigue siendo muy alta en el contexto internacional, aunque Colombia ya no sea la cenicienta en esta clasificación y haya sido desplazada, entre otras naciones, por Venezuela, México y algunos países centroamericanos y otros africanos.

El descenso de la tasa de homicidios que podía darse con la desaparición de las Farc, y con la incorporación a la legalidad de buena parte de su tropa y sus comandantes, ya se produjo. Y para que ese indicador baje más, mucho más, como el país lo necesita si quiere de verdad dejar atrás décadas de violencia, urge renovar las estrategias.

Lo anterior pasa necesariamente por una reducción significativa –y sobre todo sostenible, para que no haya un fácil rebrote– de la superficie sembrada de matas de coca. El grave pecado que cometió el presidente Juan Manuel Santos al suspender la aspersión aérea sin tener un plan alternativo, el país lo ha pagado con muertos.

Pero, además, el Gobierno debe profundizar la estrategia de reenfoque de objetivos de la Fuerza Pública, que ya no combate una guerrilla de diez mil hombres sino cientos de pequeñas bandas criminales, incluidas las disidencias de las Farc y los frentes del Eln convertidos en meras mafias regionales, dedicadas al narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión, el secuestro exprés y demás.

Algo de eso se nota en Nariño, bajo Cauca y, en menor medida, Catatumbo, pero no así en el sur de Córdoba, donde el homicidio en particular y el conjunto de las actividades criminales en general han rebrotado. Eso y mucho más debe hacer la Fuerza Pública, con el acompañamiento de la Fiscalía y los jueces, y con inversión social y de infraestructura, si de verdad el país quiere que el descenso de la tasa de homicidios, que luce estancado desde hace tres años, se acentúe de manera notable.

MAURICIO VARGAS
mvargaslina@hotmail.com

Sal de la rutina

Más de Mauricio Vargas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.