Delirio de abstinencia

Delirio de abstinencia

El gran acuerdo nacional no es más que un llamado a que vuelvan las componendas de la ‘mermelada’.

09 de noviembre 2019 , 09:14 p.m.

Mala semana la del gobierno del presidente Iván Duque. El más flojo de sus ministros, el de Defensa, Guillermo Botero, aquel que tan poquito me entusiasmó cuando fue anunciado –sugerí en estas páginas que se parecía demasiado a su antecesor, líderes gremiales ambos–, se cayó estruendosa y merecidamente. Que en un bombardeo mueran menores de edad reclutados y armados por las bandas sobrevivientes de las Farc es, ante todo, un crimen de quienes mandan esas mafias. También, una grave falla de inteligencia de las Fuerzas Militares. Pero que, una vez ocurrida esa tragedia, el titular de Defensa oculte la información es, aparte de una torpeza sin igual, una falta terrible que traiciona la confianza pública.

Pero en la caída de Botero no pesaron solo esos factores. También, y mucho, la negativa de Duque a untar de ‘mermelada’ los bolsillos de los congresistas de siempre, los mismos que se despacharon entidades como el Fonade y la Esap –¿en qué van esas investigaciones?– y respaldaron a pie juntillas la decisión del gobierno pasado de dejar de fumigar las siembras de coca. Esos cultivos se dispararon hasta cerca de las 200.000 hectáreas y llenaron de plata y armas a las bandas criminales, hijas de los paramilitares y de las Farc, ambas reclutadoras de menores.

La administración Duque comete muchas fallas y tiene algunos ministros bastante mediocres –no solo el de Defensa–. Pero hay algo que me gusta: se niega a darles ‘mermelada’ a los congresistas. Y eso, a algunos los tiene con delirios de abstinencia. No me refiero a puestos en la burocracia: en todas las democracias del mundo, el gobernante invita a su gabinete y a otros cargos, a representantes de los partidos que lo apoyan. Me refiero a la asignación de partidas de miles de millones de pesos a proyectos y contratistas recomendados por los parlamentarios, muchos de los cuales, a cambio de ello, recibían del contratista una buena tajada de plata de parte.

Si Duque hubiese repartido ‘mermelada’, no se habría caído Botero, como no se cayeron varios ministros en el pasado –que lo merecían tanto como Botero– en los gobiernos donde abundó la repartija de jalea. Por eso hay que leer con inquietud y bajo sospecha lo que dicen algunos de los grandes cacaos de la vieja política, aquellos que tan cómodamente apoyaron el doble mandato de Juan Manuel Santos, cuando la ‘mermelada’ se esparcía con generosidad.

En las declaraciones del expresidente César Gaviria y en muchas más de voceros de los partidos tradicionales, y también del Centro Democrático –resentido porque no ha podido despacharse en el Gobierno–, se nota un revanchismo que solo se puede explicar por la negativa del Presidente a seguir con la rebatiña de multimillonarios contratos.

El llamado que muchos voceros del viejo país hacen a un dizque gran acuerdo nacional no es otra cosa que una invitación a que vuelvan esas componendas corruptas. No entienden que una foto como esa (expresidentes y excandidatos de los partidos de siempre celebrando el cacareado gran acuerdo) es exactamente lo que millones de colombianos (jóvenes y mayores) no quieren volver a ver, porque saben bien lo que esa imagen significa.

Ojalá Duque resista. Pero, aparte de eso, tiene que hacer mucho más: conseguir mejores ministros en varias carteras, y no solo en la de Defensa. Y echar mucho mejor el cuento de lo que está haciendo, que es, quizás, su mayor asignación pendiente. Juan Manuel Santos, su antecesor, también era malo para echar el cuento, aunque el acuerdo con las Farc le dio parte del oxígeno que lo llevó con vida hasta el final de su doble mandato. Y, claro, lo ayudó la ‘mermelada’, porque aunque Santos –como Duque– era impopular entre la gente, gozaba de una larga, placentera y muy dulce luna de miel con el Congreso.

MAURICIO VARGAS
​mvargaslina@hotmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.