‘Nihil obstat’

‘Nihil obstat’

La nueva forma de realizar esa antigua manera de aceptar, prohibir u ordenar es por medio del tuiteo

19 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

La Iglesia católica durante muchísimo tiempo contó con lo que se conoce como censores (práctica que sobrevive en las direcciones de todo tipo de periodismo, vickstos ejemplos recientes). Se trataba de la aprobación oficial, desde el punto de vista moral y doctrinal, que determinaba si una obra debía o no ser publicada.

La expresión nihil obstat abrevia nihil obstat quominus imprimatur, que quiere decir ‘no existe impedimento para que sea impresa’. Es una de tres autorizaciones, junto con imprimi potest y el imprimatur, que podían ser requeridas para autorizar su publicación. Una especie de beneplácito. Otra forma de impedir una publicación es el modelo Alejandro Ordóñez, consistente sencillamente en quemar los libros que no son del agrado de nuestro gran censor.

De la palabra nihil (‘nada’) proviene nihilismo, definida como corriente filosófica que sostiene la imposibilidad del conocimiento y niega la existencia y el valor de todas las cosas, o negación de toda creencia o todo principio moral, religioso, político o social. En Colombia, nadaísmo, ese movimiento cultural que inició Gonzalo Arango.

También el verbo aniquilar tiene origen en dicha palabra. Viene del bajo latín annichilare, forma alterada del latín tardío annihilare ‘reducir a nada’. Como vemos, por un lado, permitir y, por el otro, acabar. Una palabra muy dúctil.

Hay frases famosas que contienen dicho vocablo, como Homo sum, humani nihil a me alienum puto, un proverbio latino que significa: “Soy un hombre, nada humano me es ajeno”. Algo así como: soy colombiano, nada violento me es ajeno.

El Index librorum prohibitorum –en español, Índice de libros prohibidos, es una lista de aquellas publicaciones que la Iglesia católica catalogó como libros perniciosos; además, establecía las normas de la Iglesia con respecto a la censura. Personajes como Darwin, Orwell y Flaubert fueron señalados.

La nueva forma de realizar esa antigua manera de aceptar, prohibir u ordenar se lleva a cabo hoy en día por medio del tuiteo. Las bodegas uribistas cambiaron la prohibición por la amenaza y han creado un nuevo índice de periodistas indeseables.

Además, preocupa que, como respuesta a los periodistas extranjeros que critican lo que aquí ocurre, el Gobierno de Colombia implemente una estrategia de poner trabas a los procesos migratorios de dichos reporteros y niegue, sin justificación legal, visas a periodistas inmigrantes.

Mauricio Pombo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.