Micos u orangutanes

Micos u orangutanes

El proyecto de acto legislativo que impulsan representantes de Cambio Radical tiene gato encerrado.

08 de octubre 2018 , 11:56 p.m.

El proyecto de acto legislativo que patrocinan o impulsan los representantes de Cambio Radical, consistente en unificar las elecciones presidenciales y de Congreso en el país, tiene gato encerrado, que es en parte ‘conejo’ a los electores, tiene lagartos y micos y toda la fauna política colombiana. Se trata de lo que llaman de manera agazapada (el gazapo es un conejo, valga añadir) un artículo transitorio que permitirá ampliar el periodo hasta el año 2022 de los actuales mandatarios regionales. ¡Qué sinvergüencería la de Vargas Lleras y sus cómplices! Ahora aliados del gobierno naranja.

Lo que me lleva a recordar la novela La naranja mecánica (A Clockwork Orange), que se hizo famosa mundialmente gracias a la magnífica película del mismo nombre de Stanley Kubrick. Que yo sepa, el autor, Anthony Burgess, nunca explicó el origen del nombre que le dio a su espléndida criatura, hoy en manos de la selección de Holanda.

Se dice que Burgess tenía la intención de titular su libro originalmente como A Clockwork Orang y que, tras una ultracorrección, terminó con el título con el que se conoce. La palabra ‘orangután’ (que se escribe también orang-utan u ourang-outang) se deriva del malayo orang, que significa hombre, y hutan, que viene a ser bosque o selva. El hombre de la selva.

Y volvamos a la selva de nuestro Congreso. Con el argumento de que le ‘ahorraría’ más de 400.000 millones de pesos, Cambio Radical nos quiere meter tremendo orangután, pues no es un miquito, y –de serlo– viene con una cola muy larga. Más cuando pensamos en el pasado de varios de los gobernadores y alcaldes apoyados y promovidos por dicho partido. Si bien el mico mamífero suele parecernos gracioso, el legislativo es todo lo contrario; además de ofensivo, es una grotesca e indignante burla al electorado.

Como decía Humberto de la Calle: “La mejor prueba del darwinismo es la evolución asombrosa del mico legal en Colombia. Por allá en los sesenta, el mico era un pequeño animalito que aparecía súbitamente en el frondoso ramaje de los proyectos de ley”.

Hoy, como lo estamos viendo, pasó de pequeñito a enorme animalote. Y lo que se viene, con la unión de CD con CR, ni hablar. Veremos gorilas y chimpancés.

No sobra decir que los micos, además de alimentarse de savia de los árboles, frutas, néctar y hongos, también viven de lagartos y sapos.

MAURICIO POMBO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.