Secciones
Síguenos en:
Detrás de cámaras

Detrás de cámaras

Nos enseña trucos que permiten ver lo irreal como real y muestra otras cámaras haciendo trampas.

17 de mayo 2021 , 11:13 p. m.

Desde hace años soy fanático del detrás de cámaras, que nos permite ver las ‘trampas’ que se hacen para lograr las imágenes más improbables y convencernos de que fueron hechas tal cual. Son reveladoras. Nos enseñan trucos que permiten ver lo irreal como real.

Cuánto quisiéramos un detrás de cámaras en las tramoyas del Congreso, en reuniones (bien sean telefónicas) de banqueros y el ejecutivo y en tertulias de militares y policía. Cuánto agradeceríamos saber la verdad de lo que ocurre tras bambalinas en el Centro Democrático. Detrás de cámaras nos muestra otras cámaras haciendo trampas. Vía tecnología, por ejemplo, celulares, el mundo se llenó de vigilantes cámaras que han sido fundamentales en develar la verdad de lo que ocurre en estos difíciles tiempos.

También existen las cámaras escondidas u ocultas, que, por lo general, se utilizan para hacer pegas, pero así mismo para explicitar delitos. Yo quisiera tener cámaras escondidas vigilando las reuniones de la ‘gente de bien’. Por ejemplo, detrás del ‘periodista’ cuñado de Duque y, por qué no, una oculta que supervise a la nueva directora de la, para mí, extinta revista ‘Semana’.

Lo que nos lleva a otras cámaras, las de seguridad, fundamentales en la lucha contra el delito. Cada día hay más, en interiores y exteriores, en las calles y en los conjuntos residenciales, así como en los centros comerciales. En realidad, no aseguran nada, pero su testimonio sirve para identificar y luego capturar a los delincuentes.

También existe la cámara ardiente, que hace referencia a una corte extraordinaria de justicia creada y disuelta por el rey en varias épocas en Francia (Chambre Ardente), en el ámbito del Parlamento de París, para juzgar los delitos relativos al Estado y en sus primeros tiempos para juzgar casos de herejía.

Existen así mismo cámaras que no sirven para nada, como la Cámara de Representantes, costosísima por lo demás, y conocida como Cámara Baja en los regímenes parlamentarios.

También existen las recámaras, cuyas dos acepciones no tienen nada que ver una con otra:

Parte del cañón de un arma de fuego, opuesta a la boca, en que se coloca la carga.

Cuarto o habitación pequeño adyacente a otra, que está destinada a guardar ropa o a otro servicio auxiliar.

MAURICIO POMBO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.