De Alemania y Holanda

De Alemania y Holanda

Estamos cruzando momentos difíciles, y algo de humor y proyecciones hacia el futuro no hacen daño.

04 de mayo 2020 , 07:22 p.m.

Coronarreglas (tomado del alemán): 1. En principio, usted debe quedarse en casa. Pero si quiere salir, puede hacerlo. 2. Los tapabocas no sirven para nada; sin embargo, debe utilizar uno, pues pueden salvar vidas. 3. Las tiendas están cerradas, excepto aquellas que están abiertas. 4. Este virus es letal. No obstante, no es para atortolarse, a menos que resulte en una catástrofe global en la cual muchos morirían. 5. Todos deben permanecer en casa, pero es importante salir para recibir el sol y sobre todo para hacer ejercicio, aunque en realidad tampoco. 6. No habrá falta de alimentos en los supermercados, pero faltarán algunos y otros escasearán temporalmente. 7. El virus no afecta a los niños, excepto a aquellos a los que sí. 8. No aqueja a los animales. Sin embargo, ha habido casos.

9. Usted podrá presentar síntomas si enferma, pero, aunque no sea así, puede estar enfermo sin ser contagioso, y viceversa. 10. No debe visitar ancianatos o a los abuelos, pero ha de llevarles comida y medicamentos. Y continúa, pero se acaba el espacio. Y debo agregar lo siguiente, esta vez desde Holanda, y va en serio:

Los Países Bajos avanzan en el escenario pospandemia y proponen un modelo económico basado en el decrecimiento: 1. Pasar de una economía enfocada en el crecimiento del PIB a diferenciar entre sectores que pueden crecer y requieren inversión (sectores públicos críticos, energías limpias, educación, salud) y sectores que deben decrecer radicalmente (petróleo, gas, minería, publicidad, etc.). 2. Construir una estructura económica basada en la redistribución, que establece una renta básica universal, un sistema universal de servicios públicos, un fuerte impuesto a los ingresos, al lucro y la riqueza, horarios de trabajo reducidos y trabajos compartidos, y que reconoce los trabajos de cuidados. 3. Transformar la agricultura hacia una regenerativa, basada en la conservación de la biodiversidad, sustentable y basada en producción local y vegetariana, además de condiciones de empleo y salarios agrícolas justos. 4. Reducir el consumo y los viajes, con un drástico cambio de viajes lujosos y de consumo despilfarrador a un consumo y viajes básicos, necesarios, sustentables y satisfactorios. 5. Cancelación de la deuda, especialmente de trabajadores y poseedores de pequeños negocios, así como de países del Sur Global (tanto la deuda a países como a instituciones financieras internacionales).

Estamos cruzando momentos muy difíciles (la humanidad entera), y creo que algo de humor presente y proyecciones hacia el futuro no hacen daño.

Mauricio Pombo

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.