La Mano Negra y las ‘Águilas Negras’

La Mano Negra y las ‘Águilas Negras’

Atribuyen a las aves oscuras los asesinatos de líderes, pero nunca dicen apellidos ni posibles alias

25 de enero 2021 , 09:25 p. m.

Se dice que la Mano Negra (en italiano, Mano Nera, en inglés, Black Hand) era una banda criminal italiana e italoestadounidense especializada en extorsión. A menudo ha sido considerada como un método de extorsión, no una organización criminal como tal, aunque los gánsteres de la Camorra y la Mafia lo practicaban. Las tácticas típicas de la Mano Negra implicaban enviar una carta a una víctima que amenazaba con daños corporales, secuestro, incendio premeditado o asesinato.

Así la definen en el mundo. En Colombia, sin embargo, cambió de extorsión a sencillamente amenaza y luego asesinato a pedido de alguien. Lo curioso es que nunca ha habido sospechosos, nombres o alias, siempre un silencio incierto en torno a quiénes podrían haber sido sus promotores.

En cuanto a cualquier otro denominado delito, bien de la guerrilla, las disidencias, el narcotráfico, o la mal llamada delincuencia común, siempre aparecen los nombres –o sus alias– de los también mal llamados presuntos sospechosos. En ello la inteligencia estatal ha sido presurosa. No ocurrió nunca con la Mano Negra.

Hoy vivimos algo similar en cuanto a las ‘Águilas Negras’. Día a día leemos o escuchamos sobre los responsables de los aterradores asesinatos de líderes sociales, ambientales o defensores de derechos humanos. En un buen número de casos se les adjudican a esas aves oscuras sobre las cuales nunca nos informan de los posibles sospechosos que estén detrás de tan pavorosos crímenes. Ni apellidos ni alias posibles, nada.

¿Será una federación de delincuentes? Algo así como un Fedegán, Fenalco, Fedebanano, pero de criminales, que ahora debemos llamar Fedeclán, asociación de clanes, como el ‘clan del Golfo’, el ‘clan Úsuga’ y otros tantos de quienes sí se conocen nombres y apellidos. No creo, habrá que ver, pero esta negra oscuridad tiene un fondo más aterrador.

Desde la Casa de Nariño deberían tener respuestas. Pero, bueno, no hay quien la presida. Terminaremos llamándola la mano invisible. Y ya que estamos con Nariño, “quien desde su juventud se encaminó a actividades políticas que supo combinar con especulaciones financieras y comerciales que lo llevaron a acumular fortuna”, termino: siempre hemos oído hablar de su traducción de los derechos humanos y del ciudadano. Sin embargo, nunca NADIE vio ni su manuscrito, ni alguna versión impresa de dicho trabajo. Curioso.

Mauricio Pombo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.