Secciones
Síguenos en:
La caja negra

La caja negra

Piloteada por un inexperto, Colombia se estrelló, cayó al vacío y no quedó nada. Salvo la caja negra

19 de abril 2021 , 09:25 p. m.

Se denomina caja negra –que en realidad es color naranja– o registrador de vuelo al dispositivo que, principalmente en aeronaves, trenes, barcos y naves espaciales, registra la actividad de los instrumentos y las conversaciones de los tripulantes. Su función es almacenar datos que, en caso de un accidente, permitan analizar lo ocurrido en los momentos previos y establecer sus causas. Los aviones comerciales de gran tamaño llevan dos cajas negras, técnicamente conocidas por sus siglas en inglés como CVR (grabadora de voces de cabina) y FDR (grabadora de datos de vuelo).

Piloteada por un inexperto y poco versado en muchas cosas, y comandada por un mal tipo, Colombia se estrelló, cayó al vacío y no quedó nada. Salvo la caja negra. Luego les informaré qué había en ella. Antes, hay que agregar que el problema no era solo el mediocre piloto; ante todo, la responsabilidad recayó en quien dirigía la torre de control. También guardaba información sobre ministros, senadores, representantes, diputados y concejales que coadyuvaron –bien por negligencia, o por evidente corrupción– en el desastre.

En la caja negra se encontró igualmente mucha tierra, ganado, deforestación, desplazados y enorme corrupción, causa mayor del accidente. Muchos en el extranjero dijeron que la causa del siniestro había sido que los pilotos estaban viendo un partido del Atalanta o que fue culpa del covid-19, pero no aparece registro de ello en la caja naranja.

Más adelante se pudo comprobar que grandes provocadores del insuceso fueron unos personajes (en realidad cientos) que hacían parte de unos ‘hinchas’ que conformaban un fenómeno conocido como las bodegas. Que nada tienen que ver con esos espacios destinados, bajo ciertas condiciones, al almacenamiento de distintos bienes. No, se trata de gente dedicada a promover una visión ideológica, de izquierda, con propaganda a favor de su líder, y de derecha, básicamente dedicadas a amenazar o insultar a los detractores de su mesías. Un buen ejemplo lo encontramos en los foristas que acompañan las columnas de opinión en los diferentes diarios de todo el país.

En fin, el desastre ocurrió, y en gran parte responsable de ello fue la mal llamada clase dirigente, que no solo no dirigía, sino que, ante todo, desorientaba.

Mauricio Pombo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.