Colombia (eslava y húngara)

Colombia (eslava y húngara)

Aquí un poema de Marvan Szekely, de origen húngaro, que transpira colombianidad pura (de la buena).

14 de julio 2020 , 05:25 p.m.

Pensaba referirme a las ridículas y pretenciosas afirmaciones del fiscal Barbosa. Pero no, siquiera un amigo poeta de origen croata-helvético, que vive en Buenos Aires y respira colombiano (Atila Karlovich), me mandó un poema de un amigo suyo de origen húngaro que transpira colombianidad pura (de la buena). Cito apenas unos apartes, por falta de espacio:

“Dolombia... me duele la patria y su partida a los pedazos.

Tengo dolor de rabia, dolor de tribu. Me duele el llano, la / axila, La Guajira, el Cesar, mi Guainía, Vichada, Putumayo, mis / guayabos, mis naranjos, los robles y los tuyos, aquellos cedros, la / ceiba de mis ojos, el nazareno de hebras suntuosas violetas como / flores del flormorado, el zapán callado y duro, el marfil de blanco / paz, el guayacán con yemas, el arrayán y la sombra del samán...

Toda mi selva y la geografía en la autopsia de mis manos. Tengo / un nudo de aortas en los ríos y un ramo de orquídeas apenado / entre las nieblas.

Lagunas ahogadas en sequías y saqueos, me lloran las etnias / y el incendio de mis aguas, me duelen mis climas en fiebres deliradas, / me duele mi locura de ser tan bella y pisoteada. Me duelen / mis alas, mis ramas, mis brazos, mis troncos y mis piernas. Tengo / un nudo de sexos estériles seduciéndose entre espejos. Tengo los / años del tiempo destrozándose en segundos y los pulmones sin aire / sollozando a los manglares y jaguares...

Tengo un nudo de páramos enlagrimados sin anteojos. Me duelen los ojos y las fosas”.

Y, sí, quedé maravillado con estas líneas y luego me enteré de que es hijo de Angelika Helberger, la primera mujer piloto de aviones comerciales en América, cuyo libro Sola contra el mundo es fascinante. Sobre su madre escribe: “Se apropió de sus manos, de su belleza, su disciplina y la tierra, para enseñarles a los campesinos a cultivar sin químicos (...) hizo carnavales, exploró cavernas, hospedó familias enteras, niños de la calle (...). Subió montañas, nadó en ríos y lagunas, recorrió continentes y llegó a la Antártida”.

Me refiero a Marvan Szekely, quien, además de poeta, es un excelente fotógrafo y escultor. Un personaje del Renacimiento que vive en Cedritos, capital Carulla. Sus fotos y esculturas se pueden ver en su cuenta de Instagram: delmarvienen. Celebro la poesía de Szekely y Karlovich (a quien me referiré en otra oportunidad).

Mauricio Pombo

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.