Desafíos del emprendimiento

Desafíos del emprendimiento

Que dentro de cuatro años celebremos todos un país más equitativo, próspero y pacífico.

25 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Durante la asamblea de la Andi, el presidente Iván Duque y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez fueron recibidos con una ovación cerrada, un voto de confianza al nuevo equipo de gobierno y un aval contundente al hecho grato de que sea una mujer quien ocupe la Vicepresidencia con funciones visibles y concretas. Coincidieron Gobierno y empresarios en que mientras que la riqueza de una nación la crean los riesgos, inversiones y gestiones de estos, al nuevo gobierno le corresponde tender pronto los rieles de esa nueva economía que presentó al país.

Presidente, los empresarios de innovación recibimos con fe su propuesta de un pacto que soportará un trípode de legalidad, emprendimiento y equidad. Empieza usted con un sólido apoyo, pero tiene solo cuatro años para probar su capacidad de transformar esos sueños compartidos en realidades, y si bien es cierto que Colombia tiene fortalezas, los desafíos son enormes:

Aún no existe industria consolidada de venture capital, lo que Lerner & Gompers llamaron el dinero de la invención. Los ciclos virtuosos, valoraciones astronómicas de Facebook, Amazon y Google los creó esa industria, y, como anotó McKinsey en la asamblea, Colombia invierte tan poco en ello que no existe en el mapa global. Hoy por hoy, en Colombia es misión imposible obtener capital contra una idea que contrasta con el recuerdo que tengo de los fundadores de Facebook: una mesa de estudiantes con menos de mil dólares y ahora, titanes hechos con ese dinero de la invención del que acá simplemente no hay.

Los empresarios de innovación recibimos con fe su propuesta de un pacto que soportará un trípode de legalidad, emprendimiento y equidad.

Mientras que la economía digital navega sobre la propiedad de ideas articuladas en marcas y patentes, nuestras normas de propiedad intelectual son obsoletas y su valoración, inexistente. Esa debilidad normativa espanta iniciativas e inversiones, y aun cuando los aciertos de la SIC ayudan, no bastan. Serviría replicar el método del Imperial College para estimar el valor de esos intangibles, monetizarlos y, pronto, actualizar a fondo esas normas.

Con capital de invención y patentes, ¿qué tal armar zonas de innovación alrededor de las principales universidades, públicas y privadas?
Perímetros con facilidades tributarias, de conectividad, con dinero de invención y ciclos virtuosos. Formar clústeres de turismo, como en Latvia, o electrónica y tecnología, como en Costa Rica e Israel; los nuestros, de café, software, cine. Supongo que el consejo de sabios incluirá expertos en atraer capitales, porque con declaraciones filosóficas no van a venir.

Ahora, la experiencia y claridad del análisis de Carrasquilla produjeron calma y compromiso empresarial, mientras que el sesudo análisis de Mac Master presentó, entre otros aspectos, un índice novedoso que mide un amplio espectro del desempeño económico y nos recordó que lo que se mide mejora. Pensando en eso, cabe preguntarse: ¿cómo es posible que en Barcelona, un hogar de estrato diez pague por datos ilimitados la décima parte de lo que paga una empresa en Colombia, y a solo un décimo de la velocidad? El laissez faire tiene el límite del interés general.

Cerró usted su discurso con una voz impetuosa frente al contrabando, que roba billones a nuestra industria, causa desempleo, avala el lavado, pero tiene ocultos, poderosos y aguerridos defensores. La guerra abierta que contra ese mal lidera desde la Dian la heroica Claudia Gaviria, quien perdió un ojo en un atentado y hace poco sobrevivió a otro, no solo es ejemplo de la dureza de esa batalla, sino de que su apoyo decidido es fundamental, porque a ese enemigo colosal solo la cabeza del Ejecutivo lo pone en jaque.

Presidente, buen viento y buena mar; que dentro de cuatro años celebremos todos un país más equitativo, próspero y pacífico, halado por una nueva economía. Merecida ovación a la entrada, pero, como dijo uno de sus ministros, hay que tener el ojo puesto en la de salida. Claro está.

MAURICIO LLOREDA

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.