Películas destacadas a un solo clic

Películas destacadas a un solo clic

Cineco/Plus, una de las opciones con buenos reestrenos.

18 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

Cine Colombia ofrece más de cien títulos independientes en el catálogo de las llamadas salas virtuales o plataformas de entretenimiento digital, con producciones independientes y contenidos alternativos caracterizados por “una diversidad de miradas”. Así como se encuentran varios ejemplos de cine de autor y recientes óperas primas de cineastas colombianos como Franco Lolli y José Luis Rugeles, hay tres curiosidades africanas que desconocíamos en nuestras habituales carteleras del séptimo arte: la egipcia Clash y la tunecina Hedi –ambas en torno a la ‘primavera árabe’–, y Timbuktu (República de Mali, 2005), sobre la opresión de los yihadistas. A continuación, siete ejemplos internacionales que valen la pena conocer o revisar.

Quisiera ser millonario (Slumdog Millionaire, Danny Boyle, India-Reino Unido, 2008). Violencia y miseria infantil, en Bombay. A partir del cuadro social atribuido a los países tercermundistas y asiáticos, se configuran las aventuras de un grupo de niños indigentes y mendigos en paralelo con la búsqueda de amores desaparecidos. Su protagonista: el representante de una comunidad de mendigos y precoces delincuentes al margen del progreso de la populosa urbe, en compañía del hermano y una chica que también huyen de las adversidades. Antes de otorgarse el premio gordo de un conocido concurso televisivo, el tablero electrónico le deja entrever cuatro opciones al presunto ganador de varios millones de rupias: genio, tiene suerte, conoce las preguntas de antemano y… ninguna de las anteriores. Ocho premios Óscar: dirección, producción, guion adaptado, fotografía, edición, música, canción y mezcla sonora.

Gente de bien (Franco Lolli, Colombia-Francia, 2014). Crónica o relato familiar, con dosis de intimismo hogareño y espontaneidad en la conducción de actores naturales –salvo Alejandra Borrero–. Transparencia atmosférica y recorrido veraniego surgido de situaciones evidentemente autobiográficas; abordaje de las incómodas relaciones vividas por un padre y un hijo menor frente a ciertas barreras e intolerancias sociales. Contratista de labores domésticas –un carpintero a domicilio– debe ocuparse del tiempo de vacaciones escolares e improvisar o acomodarse a sus forzados deberes paternales; dos estratos diferenciados, entre actitudes frías o distantes, aunque respetuosas en lo referente a sus condiciones laborales o de prudente sumisión ante jefes y patronas. La Borrero, hermosa y veterana intérprete, se posesiona del papel asignado de señora bogotana democrática con carácter fuerte, aunque dotada de innegable calor humano. Presentada en su momento por la Semana de la Crítica, en Cannes.

La buena esposa (The Wife, Björn Runge, 2017). Una llamada telefónica de madrugada, desde Estocolmo, le comunica al matrimonio conformado por Joe y Elaine Castleman que el primero de ellos ha ganado el Premio Nobel de Literatura. Dos perfiles humanos perfectamente delineados que obedecen al talante discreto o reservado de ella y al nerviosismo o inseguridad del cónyuge. En efecto, y más allá de los antecedentes de infidelidad del marido mujeriego, lo fundamental radica sobre la verdadera autoría de quien presta las ideas, redacta por oficio y corrige el estilo novelístico como tal. Tal pareja de vieja data, con dos hijos ya crecidos, se prepara para la llegada del primer nieto, sin lograr encaminar las frustradas aspiraciones literarias del vástago varón. Glenn Close, en su séptima nominación al Óscar, personifica impecablemente a “una mujer estoica de ira reprimida” –tal como la define su biógrafo e inquisidor–.

Un bello sol interior (Un beau soleil intérieur, Claire Denis, Francia, 2017). Con Juliette Binoche y Xavier Beauvois. Comedia antiromántica, con variaciones alrededor del ensayo Fragmentos de un relato amoroso, del filósofo y semiólogo estructuralista Roland Barthes. Se trata de recrear las profundidades sicoanalíticas de una mujer madura en busca de su realización tanto afectiva como sexual. Aunque la inestabilidad e insatisfacción sean sus parámetros a seguir, la directora logra ahondar en conflictos plenamente identificados cuando alguien busca sin resultados una relación transparente, recíproca y desinteresada. Porque no estamos frente a un tratamiento complaciente de cómo consolidar una relación de pareja, sino que debemos comprender la exacta radiografía de quien se propone infructuosamente superar la soledad y no claudicar ante sus repetidos fracasos sentimentales. Juliette Binoche maneja una sutil gama de matices emocionales que transmite desasosiego, euforia, desencanto, tristeza y rabia.

Somos calentura (Jorge Navas, Colombia, 2018). En el puerto de Buenaventura conviven los ritmos urbanos del hip hop latino y la salsa choke con la marimba de los espíritus ancestrales. Un concurso de baile a escala nacional convoca a cuatro muchachos en constante lucha por hallar mejores oportunidades y renunciar al calamitoso panorama de los bajos fondos. La trama se desenvuelve con ritmo urbano y alardea de las expresiones corporales y musicales de la Costa pacífica, en sus variopintas expresiones étnicas y juveniles. Porque… “somos furia, somos calle, somos sueños”. Rigurosa investigación de cómo y dónde se divierten los raizales; igualmente, exposición de temáticas crudas que los afecta con evidente gravedad: altos índices de criminalidad, pandillerismo, guerras cruzadas de grupos al margen de la ley, incesantes extorsiones y amenazas mortales, desplazamientos forzosos y malestares derivados de la miseria en medio de tantas riquezas ambientales.

Guerra fría (Cold War, Pawel Pawlikowski, Polonia-Reino Unido, Francia y Bélgica, 2018). Un director musical busca melodías tradicionales en zonas campesinas montañosas para proteger el patrimonio cultural de su nación asolada por la guerra y las ocupaciones alemanas y soviéticas. Víctor se ve atraído, desde 1949, por la belleza y el talento sublime de Zula, con quien pasará años oscuros de presiones comunistas, desencantos y exilios que los llevarán de Varsovia y Berlín a París y la antigua Yugoslavia. En efecto, la melancolía que todo lo tiñe tras una sensibilidad extrema de raíces polacas, alterna con canciones tristes y un club de jazz en París para atenuar las libertades y pasiones reprimidas de amantes-esposos fuera de casa sumidos en el caos o la desesperación. Paisajes invernales, atmósferas sombrías, iglesias en ruinas, caminos embarrados, muros caídos y paleta de grises. Tres veces nominada al Óscar.

La casa de Jack (The House That Jack Built, Lars von Trier, 2018). En la piel de un asesino serial que ha cometido abominables crímenes, con cinco incidentes cada uno más estremecedor que el anterior y una galería de cadáveres en posiciones grotescas e irrespetuosas. Hombre enfermo, sicópata endemoniado y maniaco-depresivo, quien justifica sus oscuras intencionalidades creativas y sueña con edificar una morada que le sirva como depósito a sus monumentos macabros. También, las patéticas confesiones del presunto homicida guiado por un moderno Virgilio al profundo círculo infernal de los violentos. En una permanente disquisición moral, se narran tales incidentes macabros con un desparpajo tal que obliga al espectador a reflexionar sobre la naturaleza patológica de criaturas malvadas arrastradas por delirios inalcanzables. Matt Dillon, en el crudo rol de Jack, tras la narración contundente del fallecido actor suizo Bruno Ganz y una fotografía contrastada por el chileno Manuel Alberto Claro.

Mauricio Laurens – Cine al Ojo
maulaurens@yahoo.es

Más de Mauricio Laurens - Cine al Ojo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.