Globo y Palma de Oro, en cartelera

Globo y Palma de Oro, en cartelera

‘Parásitos’ y la movilidad social en una familia surcoreana.

08 de enero 2020 , 07:00 p.m.

Una demoledora y disparatada tragicomedia familiar que despliega recursos primordiales de un humor negro –casi escatológico–, en alternancia con el misterio in crescendo y un bien logrado suspenso en su desenlace. Confrontación de dos núcleos sociales, desde Seúl: uno extremadamente pobre, pero astuto (los Kim), y otro lo bastante acomodado e ingenuo (los Park). Entre ellos se efectuará una simbiosis, con características narrativas de géneros muy específicos e insólitos episodios desarrollados literalmente en espiral.

La puesta en escena de los contrastes socioeconómicos suele esquematizarse en otros espacios y constituir de por sí algo controvertido. Pero aquí está todo tan perfectamente delineado y dentro de una lógica impresionante, por cuanto tales habitantes marginados rodeados de basura, humedades y mala señal del wifi arman un plan inteligente para ocupar diversas posiciones laborales en una moderna y amplia residencia –jamás se les habría pasado por la cabeza estar allí–. En ese proceso de invadir un territorio privado al que nunca antes habían tenido acceso, padres e hijos simulan ser lo que no son y posicionarse así en lugares para los que no están suficientemente capacitados, sin recurrir a engorrosas hojas de vida –falsificadas, por supuesto– ni someterse a tediosas entrevistas con ánimos de burlar a sus empleadores –basta con la simpatía personal–. Pero ¿quiénes son los verdaderos parásitos?

Su guion traza unos cuantos episodios tensos e ingeniosos que saltan en espiral y no le permiten al espectador un solo momento de sosiego. Excelentes actores, que hablan en sus idiomas originales y aplican ser bilingües para dar clases de lo que no saben e invadir las responsabilidades culinarias sin haber pasado por una academia, aunque sí disponen de recetas recursivas vía internet, o pretenden ser eficientes servidores, con ánimos de trastocar las responsabilidades y correrles las sillas a veteranos asistentes técnicos, o ejecutivos, para enseguida entrometerse en cuentas monetarias e infiltrar contraseñas personales. Brillante fotografía de interiores, en una espectacular casa con el sello de un arquitecto americanizado; incluso los rincones húmedos y abarrotados de una covacha lucen fotogénicos.

Su guion traza unos cuantos episodios tensos e ingeniosos que saltan en espiral y no le permiten al espectador un solo momento de sosiego

En mayo pasado fue Palma de Oro en Cannes, por unanimidad, según el presidente del jurado, Alejandro González Iñárritu. Tuvo tres nominaciones al Globo de Oro –sin importar ser asiática y no angloparlante–, para finalmente llevarse el tan codiciado Globo de Oro de la Asociación de Corresponsales de Hollywood a la mejor película extranjera. Supimos que derrotó a la favorita española (Dolor y gloria) en competencia con Francia, Senegal y China.

Del muy laureado director surcoreano Bong Joon Ho, habíamos visto en Colombia una fantástica recreación terrorífica y de particularidades desastrosas titulada El huésped (The Host, 2006), en donde la tranquilidad de los parques públicos, presuntamente de Seúl, era amenazada por un gigantesco lagarto antediluviano que habitaba sus cañerías. Pero su brillante y meteórica carrera en películas de género se inicia con Memoria de un asesino en serie (2003), seguida por un thriller denominado Mother y una misteriosa pieza de ciencia ficción titulada El rompenieves (2013). Pero fue hace casi tres años que llamó la atención mundial, cuando su película Okja –una bestia mascota amenazada por una multinacional– hiciera parte de la selección oficial de Cannes siendo producida por Netflix para ser programada exclusivamente por sus abonados. Cabe mencionar a otros tres grandes autores surcoreanos contemporáneos, cuyas mejores producciones hemos visto por estos lares: el sofisticado Kim Ki-duk (Hierro 3), el perverso Park Chan-wook (La doncella) y el poético Lee Chang-dong (Burning).

maulaurens@yahoo.es

Empodera tu conocimiento

Más de Mauricio Laurens - Cine al Ojo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.