El llano, los caballos y el joropo

El llano, los caballos y el joropo

‘Jinetes del paraíso’, estreno de un documental ‘online’ en torno a una idiosincrasia.

12 de junio 2020 , 09:30 p.m.

Los cantos de vaquería, de ordeño y amansamiento a capela, patrimonio inmaterial de la humanidad −según la Unesco−, establecen lazos de unión entre la caballada, los bravos jinetes y sus ganados en esos extensos pastizales y caños o lagunas de los Llanos Orientales, particularmente casanarenses. Se presenta como narrador, campesino por herencia y propietario el afamado compositor y coplero sogamoseño Orlando ‘Cholo’ Valderrama, autor de joropos y corridos; además, dueño de una veintena de álbumes musicales y ganador del Grammy Latino, en 2008.

Grabado en Orocué (a orillas del río Meta) y San Luis de Palenque (Casanare), este bonito documental nos traslada, en medio del encierro, a “otro mundo” donde se respira libertad en sus hatos, o espacios abiertos, y respeto por el carácter templado de los habitantes. Un aparente remanso de paz, entre palmas y maporas, acentuado por la querencia de sus tierras y las tradiciones propias de su memoria oral. He aquí la letra de una de sus melodías, que inspira el título: “Si el cielo es un paraíso, tendrá que tener llano...“.

Por un lado, “bestias mañosas y altivas”, con cabalgatas y estampidas fotografiadas en panorámicas o planos generales con ayuda de drones controlados a distancia; del otro costado, en permanente alianza, hombres y mujeres provistos de lazos, aperos, cabestros, chinchorros y arpas o maracas que no pueden faltar en tales actividades cotidianas. Pero los aspectos laborales, musicales y paisajísticos se compenetran con una fauna silvestre de chigüiros, bandas de garzas y corocoras, alcaravanes y babillas. ¿Faltó alguna especie?

Para el ‘Cholo’ Valderrama (1951), siendo galardonado en Houston, Texas, por el ‘mejor álbum de música folclórica’, ‘¡Caballo!’ ocupa un lugar muy especial en su discografía y resume la pasión por ese fiel compañero e instrumento de trabajo al que le ha dedicado muchas de sus canciones; en efecto, afirma que cuando bautiza a sus bestias termina componiendo alguna melodía en la que se mencionan o salen a relucir de todas maneras –llámese ese moro rucio Pajarillo, Aguazul o Mañanita−.

Entre bozales, estribos y cabestros, se cuela una cierta apología del ‘encargado’; es decir, el caporal de hatos que... “sabe mandar y hacerse respetar”. No obstante el carácter fuerte de sus doñas y las faenas propias del coleo, se da por establecido el fenómeno del acentuado machismo aún vigente en tales comunidades. Una mención, aunque pueda parecer por fuera del presente contexto cinematográfico: si exceptuamos el dominio matriarcal de almas y potreros en ‘Doña Bárbara’, del novelista y expresidente venezolano Rómulo Gallegos, retumba entonces la siguiente expresión: “En un hato no se monta yegua”.

Hay vivencias humanas que enriquecen su narración para apartarse del entorno simplemente descriptivo y abordar consideraciones sociales. Es así como hay escenas
referidas a los preparativos de la esperada boda formal de una pareja de adultos mayores que ha vivido en unión libre por espacio de cuarenta años: anillos de compromiso, vestidos blancos de gala, gastronomía típica con generosas porciones de mamona asada y un centenar de invitados que se suman al ‘parrando’.

Su directora, una documentalista para tener en cuenta: Talía Osorio Cardona. Hija del inolvidable cineasta pereirano Jaime Osorio Gómez −el de la intimista producción de época ‘Confesión a Laura’−. Anoto el nombre del director de fotografía, Daniel Triviño, por cuanto estremecen la belleza de sus planos decididamente naturalistas, la velocidad atenuada de seguimientos en exteriores y los atardeceres de luces que captan horizontes o cielos pintados en todo su esplendor. ¡Sin más comentarios!

Mauricio Laurens – Cine al Ojo
maulaurens@yahoo.es

Empodera tu conocimiento

Más de Mauricio Laurens - Cine al Ojo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.