En el Teatro alla Scala de Milán

En el Teatro alla Scala de Milán

Por tradición y calidad estética, es templo de consagración de compositores y artistas de la ópera.

29 de junio 2019 , 11:38 p.m.

Los amantes de la ópera saben que por su tradición y alta calidad estética, el templo de consagración de los compositores y artistas de este género escénico musical es el Teatro alla Scala de Milán, que fue calificado por el escritor francés Stendhal como “el teatro más bello del mundo”.

Nació a principios del siglo XVIII. Era una propiedad de los nobles más notables de la ciudad y, después, de los burgueses y los industriales de la seda. Sus palcos se heredaban, “como joyas de la familia”, de generación en generación y en ellos no solo se escuchaba la lírica, sino también “se bailaba, se jugaba a las cartas, se chismoseaba, se conspiraba y se amaba”, según resulta de la investigación histórica citada por Giuseppina Manin.

Solo en 1920 se transformó en una institución cultural con gestión pública. Sin embargo, de las maleducadas costumbres se recuerda un caso, el del multimillonario griego Aristóteles Onassis, gran amor de la soprano María Callas, que mientras era idolatrada por su público en el espléndido escenario, bebía champaña, brindaba con sus amigos y cerraba sus negocios en el palco durante la función. Dice la leyenda que esa fue otra desilusión que la condujo, poco después, a la muerte.

Una inmensa estatua de mármol de Leonardo da Vinci –se celebran este año cinco siglos de su muerte– está ubicada en el centro de la plaza del teatro, de donde se camina a la galería Víctor Manuel II –el primer rey de Italia unificada–, con arquitectura en cruz, de cristales y mosaicos, que desemboca, a su vez, en la plaza del espectacular Duomo gótico. Estas son las obras de arte más sobresalientes de su vecindad.

Hoy en día, si bien sigue siendo muy alto el costo de una boleta, sin embargo, media hora antes de la función se reducen los precios de las sobrantes, y se puede entrar con comodidad y mayor espíritu democrático a la última fila superior, llamada ‘oggione’, conocida entre nosotros como gallinero, pero donde la acústica es la mejor.

Hace pocas semanas se estrenaron en este escenario milanés dos producciones extraordinarias: la primera, ‘Idomeneo’, de Mozart, con intérpretes de primer orden, dirigidos por el maestro Diego Fasolis, conocido por el refinamiento, rigor estilístico y virtuosismo de sus ejecuciones. Es un argumento de la mitología griega en el cual hay un guerrero que regresa a Creta, su patria, después de la guerra de Troya. Para salvar su nave de la furia de una tempestad, le promete al dios del mar –Neptuno– que sacrificará en su honor al primer hombre que encuentre en tierra firme, que para su desgracia resulta ser su propio hijo.

Para salvarlo y calmar la ira divina, Idomeneo cede su corona, dándole a este drama, con su mensaje de amor paterno, un nuevo proyecto de vida a su propio pueblo. Las arias cantadas en esta obra son de una dificultad técnica extrema, y los solistas internacionales fueron exitosos al máximo.

El segundo estreno fue de una ópera poco conocida, de principios del siglo pasado, ‘La ciudad muerta’, de Erich Korngold, dirigida por el neoyorquino Allan Gilbert, con la propuesta escénica de Graham Vick, dos artistas de talla mundial. Los demás intérpretes, también actores, llevaron la obra hasta su dramático final, dejando al público maravillado. Extraordinaria la soprano lituana Asmik Grigorian, además excelente bailarina. Extraño el argumento de sentir a Brujas una ciudad muerta y a la amada muerta, la ciudad de Brujas.

Una fantasía de visos sicóticos que no se comprende sino en la escena final, la cual transcurre dentro de una esperanzada pero tremenda soledad. La música está salpicada de preciosas melodías que dejan al público con el deseo de volverlas a escuchar. ¡Viva la ópera!

MARTHA SENN

Sal de la rutina

Más de Martha Senn

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.