¡Vigilados!

Nos la pasamos siendo estudiados por entidades internacionales que acusan de villano al Estado.

12 de diciembre 2020 , 11:23 p. m.

Colombia se queja del trato inequitativo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que frecuentemente está metiendo sus narices en nuestros asuntos y prácticamente se comporta como una instancia jurídica en asuntos que ya han agotado todas las instancias constitucionales en Colombia y son cosa juzgada, o procesalmente admite con frecuencia casos absurdos. El director de la oficina jurídica del Estado, Camilo Gómez, dice que ni siquiera la Comisión responde a nuestros escritos (van cerca de 50 que hemos enviado este año, sin respuesta); y por eso propone una reforma de sus procedimientos.

Esta misma semana ocurrió otra inesperada intromisión extranjera en Colombia. La Cámara de los Lores del Parlamento británico, para presionar la implementación de los acuerdos con las Farc, critica fuertemente a Duque en temas de derechos humanos y por el caso ‘Santrich’, ocurrido no bajo el gobierno Duque, sino Santos. El debate fue convocado por una tal baronesa Christine Blower, “escandalizada” por el supuesto entrampamiento de ‘Santrich’, algo que ni en Colombia hemos podido establecer que fue con conocimiento de la Fiscalía, pero sobre lo cual, por lo visto, la baronesa ya tiene sus certezas. La honorable señora ha sido secretaria general del Sindicato Nacional de Maestros, algo así como el Fecode de allá. Como ese grupo de presión no surgió por generación espontánea, ignoramos si fue ‘patinado’ por sus pares ideológicos de acá, o hasta por el propio exministro Tony Blair, premiado en el gobierno Santos por su ‘lobby’ en el proceso del acuerdo de paz con un contrato: asesorar reformas en el organigrama del Palacio de Nariño. (¡!)

Como tanta incumbencia internacional en nuestros asuntos internos es muchas veces antipática y arbitraria, le pregunté a la defensoría jurídica del Estado cuantas entidades internacionales tienen derecho de meter sus narices en nuestros asuntos internos. Y miren.

1) La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos produce desde 2016 informes anuales sobre el país de manera totalmente autónoma.

2) Desde 2005, el Consejo de Seguridad de la ONU observa y acompaña la “situación de los niños en los conflictos armados”. Produce informes anuales.

3) Examen Periódico Universal. Cada 4 años, Colombia va al Consejo de Derechos Humanos a presentar informe sobre su desempeño.

Y en virtud del acuerdo con las Farc en 2016:

4) La Misión de Verificación, dirigida por el representante especial del secretario general de la ONU. Presenta informes trimestrales y produce recomendaciones.

5) El Instituto Kroc. Por disposición expresa del acuerdo con las Farc, este centro de estudios de la Universidad de Notre Dame monitorea los compromisos del acuerdo. Presenta cada seis meses informes en los que valora a su juicio los cumplimientos e incumplimientos.

6) Cerac y Cinep. También por disposición expresa del acuerdo con las Farc, estos centros de pensamiento preparan informes sobre el avance de lo pactado y los remiten a los ‘notables’ designados por las partes, expresidentes Felipe González y Pepe Mujica.

En lo que tiene que ver con el Sistema Interamericano:

7) Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la OEA (Mapp-OEA), que funciona desde 2004 para verificar el proceso con las antiguas Auc. Hoy hace acompañamiento a los compromisos adquiridos en movilizaciones sociales.

8) Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Mencionada al comienzo, en cada uno de sus períodos ordinarios se realizan entre 4 y 7 audiencias públicas en las que debe intervenir el Estado Colombiano.

9) Corte Penal Internacional. Desde 2004, Colombia se encuentra bajo examen preliminar de la Fiscalía de la CPI, el más antiguo que existe. Tras 16 años, la Fiscalía no ha encontrado méritos para abrir una investigación formal. Nos visitan unas dos veces al año para pedir información a la Fiscalía, y ahora a la JEP.

Para completar, entre 2018 y 2020 hemos asistido a 18 audiencias citadas por la CIDD sobre temas y casos que han sido llevados ante la Comisión.

Total, nos la pasamos siendo estudiados, evaluados, examinados, medidos, en una palabra, vigilados, por entidades internacionales de toda raigambre, equilibrados los menos, e ideologizados y hasta sesgados los más. El villano es el Estado colombiano.

Lástima que la tal baronesa Blower llega tarde y tendrá que hacer cola.

Entre tanto... Y no me caben en este espacio los innumerables organismos que miden y vigilan nuestros cultivos de coca...

MARÍA ISABEL RUEDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.