Secciones
Síguenos en:
Petro: ¿gana en primera?

Petro: ¿gana en primera?

Ya no está dos, ni tres, sino cuatro veces por encima del segundo en votos, que es Sergio Fajardo.

17 de octubre 2021 , 12:00 a. m.

Gustavo Petro, nada que hacer, es el mejor comunicador que se ha visto en política en épocas recientes. Superior a Uribe, que es un genio. Incluso, mejor que esa leyenda que fue el martirizado caudillo Jorge Eliécer Gaitán, quien echaba de a diez discursos diarios y era un mago para mover las emociones de las masas.

Pero, claro, ser tan buen comunicador tiene sus trucos. A Petro no le tiembla la voz para adornar sus discursos con mentiras, como cuando en la plaza de La Paz en Barranquilla aseguró que la policía colombiana tenía orden de dispararles entre los ojos a los jóvenes manifestantes y de violar a nuestras jovencitas.

Su invitación a patear el tablero lo tiene montado en la cresta. Aunque se ha vuelto más cauteloso en su radicalismo para no asustar a ricos y empresarios, no disipa el temor de que cualquier reforma tributaria que tenga en mente nos dejará en pésima situación de competitividad con tarifas de renta altísimas, con lo cual sacará corriendo a los inversionistas colombianos e impedirá que otros lleguen. Probablemente se disparará el dólar con una reducción real de los patrimonios de las personas.

Sin embargo, a Petro también hay que reconocerle que fue el primero en meter hace rato en la agenda de una campaña los temas de la crisis que se venía: el medioambiente, los derechos de las mujeres y la desesperanza por la pobreza, incluso antes de la pandemia. Y muchas de sus actuales propuestas, como reducir la dependencia del país en petróleo y carbón, las comparten incluso candidatos conservadores como el exministro Juan Carlos Echeverry, aunque la diferencia sea abismal en cuanto a la velocidad con la que hay que hacer el cambio.

Diría que más que las propuestas de Petro, el problema es que vienen de Petro. Ya sabemos que es un populista y un pésimo ejecutor, lo cual demostró en su paso por la alcaldía de Bogotá. Se le asoman por las orejas sus intenciones de embarcarnos en una nueva asamblea constituyente a su imagen y semejanza; y de llegar a la presidencia, lo más probable es que su período, directamente o por interpuestas personas, no dure menos de 20 años, que es lo que él ha dicho que demora construir su proyecto.

Hoy prácticamente dirige la agenda del debate político. Con su habilidad, dividió a los Verdes. Libra una batalla campal para unir a los “alternativos”, que arrancan en el centro de la Coalición de la Esperanza y llegan hasta el extremo del Pacto Histórico. Recoge cuanto se zafa de los partidos tradicionales. Y hasta tiene en la mira al exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, a quien, por sus buenas encuestas, invitaría a competir con él en su consulta, con la promesa de que si queda de segundo se lo lleva de vicepresidente. Por todo eso, muchos se preguntan si es posible que Gustavo Petro gane en la primera vuelta presidencial.

Instintivamente, la respuesta sería sí. Pero las compañías encuestadoras, de acuerdo con las cifras, son mucho más cautas, o incluso responden con una negativa: no. Las cifras no le dan. Con base en las elecciones anteriores, se midió que el espacio de la izquierda estaba proyectado en un 30 %, y llegó a crecer hasta el 42 % que obtuvo Petro en las elecciones presidenciales, contra un 54 % de Duque. Pero no porque todos los votantes fueran petristas, sino porque muchos estaban votando contra Uribe.

Este fenómeno se repetiría, e incluso daría para que los votos de la izquierda crezcan un poco más, si el contendor de Petro resulta ser alguien muy uribista. Hoy la izquierda que aglutina ya no arranca con un case del 30 sino del 35 %, y tirándole a volver a ganarse esos 10 o 12 puntos más que creció en el 2018, con lo que llegaría hasta a un 47 %. Pero aún no le alcanza. Sobre todo si, en la primera vuelta, competirán más de dos candidatos, lo cual le dificultaría llegar incluso al 40 %.

Y como este país sigue siendo por ahora más de derecha y centroderecha, a quien asome la cabeza contra Petro en esa primera vuelta se volcará a apoyarlo toda esa fuerza. Y si a Petro lo sienten muy fuerte, es hasta probable que el voto útil, que se guarda para la segunda vuelta porque en la primera se vota más por el que uno quiere que gane, pues podría aparecer de una vez.

En el número que circula, ‘Semana’ revela la más reciente encuesta con el Centro Nacional de Consultoría. Ante la pregunta: ¿Usted por quién votaría? La respuesta sorprende: entre septiembre y octubre, Petro ya no está dos, ni tres, sino cuatro veces por encima del segundo en votos, que es Sergio Fajardo, con un 19,7 % sobre un 5,8 %.

Pero todavía semejante resultado no indica sino que Petro, hasta ahora, sigue sin rival, pues el anti-petrismo está tremendamente atomizado. Aunque parezca que Petro está listo para ganar en primera, los políticos mienten, pero las matemáticas no.

MARÍA ISABEL RUEDA

(Lea todas las columnas de María Isabel Rueda en EL TIEMPO aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.