Secciones
Síguenos en:
Paso a los Galanes

Paso a los Galanes

La marca ‘Galán’ ha sido una constante ayuda para que estos hermanos forjen su carrera política.

17 de abril 2021 , 11:49 p. m.

No hay duda, y no tiene porqué molestarlos que se diga, que la marca ‘Galán’ ha sido una constante ayuda para que este par de hermanos forjen su carrera política. Pero es injusto que todo el mérito se quede en la marca, porque también hay producto.

Ambos Galán llevan años incursionando en diversos ejercicios políticos y electorales. Juan Manuel ha hecho su carrera dignamente en el Congreso; en las últimas elecciones presidenciales trató de meterse en la consulta para escoger candidato liberal, pero renunció tanto a la candidatura como al partido, cuando sintió que el jefe liberal jugaba con cartas marcadas. Carlos Fernando, por su parte, inició su carrera en el Concejo de Bogotá, más inclinado con mucha lucidez a los temas capitalinos; la última vez que aspiró a la alcaldía sacó una nada despreciable votación cercana a un millón de votos. Se retiró de Cambio Radical, del que fue presidente, cuando surgieron insalvables diferencias sobre avales.

De Juan Manuel se dice que es mejor persona, y de Carlos Fernando, que es mejor estratega político. Pero ninguna de las dos cosas es completamente cierta. Los hermanos han encontrado la forma de no pisarse las mangueras y más bien de complementarse, mientras logran cumplir el sueño que los desvela últimamente: recuperar la vigencia plena del Nuevo Liberalismo.

¿Y si estos jóvenes quieren reinaugurar el partido de su padre, por qué no los deja esta democracia?

La respuesta del Consejo Electoral y del Consejo de Estado, un tanto insólita pero apegada a lo que contempla la ley, es que si el Nuevo Liberalismo dejó de existir, no fue porque lo hubieran aniquilado a punta de bala, como a la Unión Patriótica. Sino porque el propio Galán aceptó cancelar su personería jurídica, como condición que le puso el Partido Liberal para pactar la reunificación.

A cambio, él puso sus propias condiciones. Hacer una reforma constitucional, elegir el candidato no por convención sino por consulta popular, y apoyar una agenda legislativa en una lucha frontal contra el narcotráfico.

El catastrófico resultado de ese pacto fue que nunca se pudo dar, porque a Galán lo mataron. Luego, algunos de los que colaboraron en su asesinato terminaron siendo sus rivales en esa candidatura. Y adicionalmente a la reforma constitucional que caminaba, le metieron el mico de que la extradición fuera objeto de un referendo, lo cual obligó al ministro de Gobierno de entonces, el inolvidable Carlos Lemos Simmonds, a abortar semejante esperpento.

Es cierto que contra la UP existió la consigna de extinguir a todo un movimiento ideológico, considerado brazo desarmado de las Farc; mientras que en lo de Galán, los atentados iban dirigidos, más que contra una ideología, contra un hombre que tenía la consigna de extraditar a Pablo Escobar. Pero entre los crímenes de los unos y los otros, intervinieron las mismas fuerzas gestadas en Puerto Boyacá por paramilitares apoyados por el Batallón Bárbula, comandados por Rodríguez Gacha, entrenados por el mercenario israelí Yair Klein, y con la complicidad del B2 de la inteligencia militar. Es decir que personajes como Luis Carlos Galán, Rodrigo Lara, Enrique Parejo, Carlos Pizarro, Bernardo Jaramillo tuvieron verdugos venidos de la misma cantera. Por eso no me extrañaría que la Corte Constitucional acepte revivir el partido Nuevo Liberalismo en los próximos días.

Con lo cual, de paso, se abrirían unos espacios políticos muy interesantes para muchos liberales y gente de otros partidos que no encuentran dónde jugar. De ahí podrían incluso surgir unas listas atractivas al Congreso, posibilidad que hasta ahora no tiene como cantera sino a la llamada “alianza de la esperanza”, en la que una cantidad de fuerzas sueltas y hasta contrarias entre sí aspiran a hacer pactos con el partido Verde, que en estricto sentido no es un partido, sino una confederación de gente que representa diferentes intereses. Por eso, alguien me decía que será muy difícil conformar listas ahí, porque los ‘verdes’ se asemejan al Eln en que cuando parece que uno ha echado para adelante, descubre que más bien echó para atrás.

Que además de sus atractivos propios, los Galán estén ayudados por una marca, como es el mito de su padre, nunca sobra. Independientemente de los méritos indiscutibles de ambos hermanos, hay ventajas en la vida que no tiene sentido negar.

Melania Trump hizo recientemente una declaración inmortal sobre ese tipo de ventajas. Cuando le preguntaron si ella estaría con su marido si este no fuera millonario, ella contestó: “¿Y usted cree que él estaría conmigo si yo fuera fea?”.

Entre tanto... Increíble que la noticia sea que por primera vez en 60 años va a haber una Cuba sin un Castro, y que todavía siga siendo mentira.

MARÍA ISABEL RUEDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.