La energía en marcha

La energía en marcha

Nuestra política energética busca un equilibrio entre confiabilidad, sostenibilidad y costo.

30 de noviembre 2019 , 09:50 a.m.

El sector energético juega un rol determinante frente al desafío del cambio climático. Según la ONU, el 90 por ciento de la reducción de las emisiones de dióxido de carbono necesaria para reducir el calentamiento global depende del uso y fuente de los energéticos que usen los ciudadanos. Este aporte se logra en un 41 por ciento con la incorporación de energías limpias como fuente de generación, 40 por ciento con eficiencia energética o menor consumo por habitante, 13 por ciento con la electrificación de la movilidad y 6 por ciento con otros mecanismos.

Somos conscientes de esta responsabilidad y de la urgencia de actuar ya. Las voces que reclaman acciones claras frente a la protección del medio ambiente son escuchadas y estamos trabajando en esa dirección, iniciando con los temas de mayor impacto. Desde agosto de 2018, el Presidente Duque nos trazó como principal objetivo de la política energética asegurar que Colombia diera por fin el salto hacia las energías renovables, pasando de 50 megavatios de capacidad instalada a 1500 megavatios, es decir, multiplicar por 30 lo que había cuando inició este Gobierno.

Pasamos de las metas a las acciones. El Plan Nacional de Desarrollo, instrumento esencial para definir la política pública de un Gobierno, incluyó un paquete de artículos que solo 6 meses después de sancionado ya da resultados. El paquete incluye: incentivos tributarios como exclusión de IVA, deducción por 15 años del impuesto a la renta del 150 % de las inversiones en proyectos de energías alternativas y cero aranceles. También incluyó un elemento controversial pero que reafirmó la decisión política de impulsar estas energías: la obligatoriedad a los compradores de asegurar que en 2022 el 10 por ciento de su energía venga de fuentes alternativas como solar y eólica.

La revolución de las energías renovables es una realidad. Mediante dos subastas realizadas en 2019 y la determinación de empresas como Ecopetrol y EPM, superamos la meta y hoy, 15 meses después de iniciado el gobierno, existen proyectos listos para empezar su construcción por 2.500 megavatios, 50 veces la capacidad de 2018. Significa que la participación de las energías renovables no convencionales en la matriz de generación pasará de menos de 1 por ciento al 12 por ciento.

En términos de emisiones de carbono, esta nueva capacidad de generación limpia es comparable a la siembra de cerca de 5 millones de árboles al año. Los proyectos solares y eólicos se construirán en los próximos años en La Guajira, Cesar, Córdoba, Valle, Meta, Santander y Tolima con inversiones por más de ocho billones de pesos y la creación de miles de nuevos empleos.

Nuestra política energética busca un equilibrio entre confiabilidad, sostenibilidad y costo. Los tres elementos se cumplieron en las subastas. La llegada de la nueva energía nos permitirá tener una matriz más resiliente a la variabilidad climática, es una alternativa sostenible y le llegará al usuario a un precio 30 por ciento menor al de los actuales contratos de energía.

Adicionalmente, hemos trazado la estrategia de movilidad sostenible. Empezamos con la ley de movilidad eléctrica sancionada por el Presidente Duque en julio de 2019, donde se fijaron incentivos tributarios para vehículos eléctricos como la reducción del IVA de 19 a 5 por ciento, el descuento en SOAT y la eliminación de restricciones como el pico y placa; adicional a eso hemos eliminado los aranceles. De este modo, un vehículo eléctrico de $54 millones pasa a costar alrededor de $40 millones. Esta ley y sus efectos apenas inician con la llegada de más de 400 buses eléctricos a los sistemas de transporte masivo en Cali, Medellín y Bogotá. Además, Terpel inauguró en noviembre la primera ruta con carga eléctrica en la vía Bogotá-Medellín.

En conjunto con el Ministerio de Transporte y el Ministerio de Ambiente trabajamos en acciones concretas por la movilidad sostenible. Desde el Ministerio de Energía estamos asegurando las condiciones de las estaciones públicas de carga y para facilitar las conexiones de los usuarios individuales. La movilidad eléctrica aumentará el consumo de energía, cada vehículo demandará cerca a lo que consumen hoy dos hogares, por eso necesitamos asegurar la electrificación de la movilidad al tiempo que aseguramos que la fuente de esa electricidad sea energía limpia. En los temas de calidad de aire, que tanto afectan la salud de los habitantes de las ciudades, hemos dado un salto significativo en la calidad de los combustibles pasando en diésel de 25 a 10 partes por millón de azúfre y en gasolina de 150 a menos 100, alcanzando de manera anticipada las metas trazadas para el 2025.

Los humanos somos adictos a la energía. Todos los colombianos, los que marcharon y los que no marcharon usan hoy alguna o varias fuentes de la canasta energética. Nuestra labor es asegurar que todos los ciudadanos cuenten con una fuente confiable de suministro. Hemos dado un paso determinante y significativo para asegurar que esa fuente de energía sea sostenible. Todavía falta por hacer y tenemos desafíos, pero hemos avanzando con determinación en la dirección correcta y estos resultados nos impulsan a continuar avanzando con ambiciosas metas.

MARÍA FERNANDA SUÁREZ
Ministra de Minas y Energía

Empodera tu conocimiento

Más de María Fernanda Suárez Londoño

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.