El hombre negro del Klan

El hombre negro del Klan

'Blackkklansman' nos recuerda que la gran ambición del KKK es convertir la discriminación en Ley.

06 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

El carro acelera con toda la fuerza y choca contra la multitud. Hombres y mujeres vuelan por los aires, otros quedan atrapados debajo de la armazón metálica. Luego, la máquina retrocede con la misma velocidad endemoniada. El capó del carro está destrozado, hay confusión, una mujer grita con todas las fuerzas mientras se tapa el rostro. Hay una joven en el suelo. Es una mujer blanca. Está muerta.

Este violento ataque tuvo lugar en Charlotesville, Estados Unidos, hace poco más de un año. Las víctimas eran manifestantes antineonazis y la mujer que murió, Heather Heyer, se convirtió en el símbolo de esa lucha contra la violencia racista.

Una violencia que, como sabemos bien, se ha dado de forma ininterrumpida desde el ingreso forzado de miles de africanos en la Colonia Inglesa y que aún hoy existe contra los afroamericanos. El más reciente filme de Spike Lee, ‘Blackkklansman’ (‘El infiltrado del KKKlan’) recuerda ese dramático ataque que tuvo lugar hace poco más de un año en Charlotesville justo al final de la película.

La película es un doloroso recordatorio de que la delirante defensa de una supuesta supremacía blanca sigue viva.

Si bien la historia gira en torno a un oficial de la policía afroamericano que logra infiltrarse en el KKK en los años setenta, las escenas finales se enfocan en lo ocurrido en Charlotesville en 2017. Agregan también las declaraciones de Donald Trump negándose a condenar la marcha neonazi. Es un doloroso recordatorio de que la delirante defensa de una supuesta supremacía blanca (o White Supremacy) sigue viva.

El alimento favorito de los extremismos lo hemos visto a lo largo de la Historia, es la apatía de la sociedad y esto es lo que ocurre hoy en Estados Unidos. Los medios, los artistas, los políticos han dejado languidecer el debate sobre los ataques contra minorías étnicas. El tema de Black Lives Matter o de All Immigrants Welcome no convoca ya multitudes en las calles. Es por eso que la conciencia que nunca duerme y que debe cuestionarlo todo –el arte– es la que toma las riendas aquí para sacarnos del mutismo colectivo.

La película nos recuerda que la gran ambición del KKK era infiltrar el sistema político y convertir en Ley la discriminación racial a través de medidas populares como el control fronterizo, la seguridad en las calles, el control del consumo de drogas, la persecución de pandillas. Todas estas son herramientas, vaya casualidad, de las que se vale el gobierno actual para reprimir, encarcelar y deportar a hombres, mujeres y niños que no son blancos y estadounidenses. El gran peligro era oficializar la segregación, y es ese el mensaje que envía ‘Blackkklansman’. Es, sin lugar a dudas, un gancho al hígado inmisericorde pero necesario.

MARÍA ANTONIA GARCÍA DE LA TORRE

CANNES 8

‘BlacKkKlansman’ es un film estadounidense escrito y dirigido por Spike Lee. La historia gira en torno a un detective negro que debe infiltrarse en la organización Ku Kux Klan.

Foto:

Captura: www.festival-cannes.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.