Secciones
Síguenos en:
'La migración'

'La migración'

'Me van a matar'. Con esa frase empieza esta primera novela del argentino Pablo Maurette.

30 de diciembre 2020 , 09:25 p. m.

“Me van a matar”. Con esta frase empieza la primera novela del argentino Pablo Maurette, políglota, escritor y profesor de literatura comparada. Tan agradecida estoy con él por haber propuesto una modalidad de lectura colectiva en Twitter –que comenzó con Dante y siguió con Boccaccio y Cervantes– como por haber sacado a la luz, hace un par de meses, La migración.

Antes debo decir que cuando leí un conjunto de sus ensayos, reunidos en dos libros titulados El sentido olvidado y La carne viva, me prometí no perderme ninguna publicación de este autor. De esas dos obras no solo me impresionaron fuertemente su deslumbrante erudición y elegancia de estilo, sino la singularidad de los temas tratados (el tacto y la encarnación como destino de la ficción literaria) y su precisión de relojero en el lenguaje.

Esas características tan suyas también se dejan sentir a través de la narración de esta historia en la que tres hombres se esfuerzan por encontrar la causa de la desaparición de un amigo común, 25 años atrás, por haber estado metiendo las narices en la investigación del asesinato de un profesor universitario rumano. Pero la cosa no resulta tan sencilla para el lector, a quien Maurette pone a trabajar incansablemente desde el lapidario “me van a matar”. Ese es el punto de partida de una carrera delirante por desentrañar el misterio del amigo ausente que ha dejado un documento, escrito por él, como única herramienta para armar el rompecabezas que, con muy fina inteligencia, ha configurado Maurette.

Como lo describió él mismo, en uno de sus ensayos refiriéndose a la lectura alegórica, el lector “iniciado” es aquel que está debidamente entrenado para atravesar el velo de la literalidad. En este caso, aunque no se trata de interpretar alegorías sino de observar hechos muy específicos y concretos, no es una novela para principiantes. Hay que aprender a “migrar” de un tiempo a otro, sin que nos avisen, y leer diálogos como si fueran prosa, mientras nos tiran líneas enciclopédicas que invitan a visitar nuevos mundos, al ritmo de una noche frenética en Buenos Aires.

Y aclaro esto: que no se confundan elegancia y erudición con solemnidad. Un rasgo que, ni por asomo, aparece en estas páginas urbanas llenas de vida, calle, humor negro y suculenta escatología.

Aunque pueden encontrar este libro en e-book, ojalá llegue pronto a las librerías colombianas.

Margarita Rosa De Francisco

Más de Margarita Rosa de Francisco

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.