Secciones
Síguenos en:
¿Una marcha que construye o que destruye?

¿Una marcha que construye o que destruye?

Todas las decisiones fundamentales que adoptemos tendrán impacto en las futuras generaciones.

12 de mayo 2021 , 09:25 p. m.

Yo hago parte de un partido político que se enervó en la calle, protestando contra un gobierno al que le hacíamos oposición. Mal haría en oponerme a las marchas y manifestaciones políticas, cuando he participado en muchas de ellas.

Soñamos con construir un mejor país para todos, con mejores oportunidades, con una mayor participación democrática, con un Estado de derecho sólido. La política, concebida por Aristóteles como la más noble de las labores humanas, está ahí para que los distintos sectores democráticos expongamos nuestras propuestas, concertemos asuntos de interés superior para la Patria y, al final, que el pueblo decida cuál de las tendencias debe ostentar el honor de dirigir los destinos de la nación.

La niñez debe estar en el centro del debate. Si queremos crecer como nación, no podemos perder de perspectiva que todas las decisiones fundamentales que adoptemos tendrán impacto en las futuras generaciones.

No son pocas las dificultades que Colombia ha tenido que sortear a lo largo de su historia republicana. La violencia ha estado en el orden del día. El siglo XIX fue una cadena insoportable de guerras y escaramuzas civiles que entraron en pausa cuando se selló el tratado de Wisconsin, que le puso punto final a la guerra de los Mil Días.

Vino la violencia entre partidos en los años 30 del siglo pasado y, nuevamente, un entendimiento político –el Frente Nacional– sentó las bases para la construcción de la paz.

Recojo las palabras del presidente Uribe: nuestra generación no ha tenido el privilegio de tener un día completo de paz.

Y esa violencia desbordada, como en todos los casos, no respeta límites. Los niños son los que más sufren la destrucción. Los daños son multidimensionales. El reclutamiento forzado de menores por parte de grupos delincuenciales es un fenómeno en el que Colombia ocupa el deshonroso título de ser el país con mayor número de casos en el hemisferio occidental.

Es un crimen de lesa humanidad. Las estructuras criminales que reclutan niños para llevarlos a sus guaridas y esclavizarlos hieren a la nación en lo más profundo.

Pero el menoscabo a la niñez también se da con el ejemplo que ven en las redes sociales y la televisión. Incalculable menoscabo hacen quienes acuden a las vías de hecho, al vandalismo, a la violencia y al terrorismo con el pretexto de estar expresando su descontento frente al Gobierno.

En tanto más fuerte es la expresión de violencia, menos sólidos son los argumentos. Colombia es un país fuerte, que no se doblega fácilmente ante los violentos. Hace tres décadas, los narcoterroristas creyeron equivocadamente que pondrían de rodillas al país con sus sicarios, sus bombas y sus magnicidios. Nos hicieron sufrir y el luto nos embargó durante largos años, pero la sociedad fue más fuerte y ganó la partida. Hoy, solo queda el mal recuerdo de esas gentes que tanto daño le hicieron a la humanidad.

Digámoslo con todas sus letras: eso que supuestamente surgió como una manifestación de personas indignadas frente a un proyecto de reforma tributaria desembocó en una amenaza violenta contra el pueblo colombiano. Unos cuantos miles de vándalos no podrán imponerse ante millones de colombianos de bien que quieren trabajar, estudiar y criar a sus hijos de la mejor manera posible.

Margarita María Restrepo
Representante a la Cámara por el Centro Democrático

Más de Margarita María Restrepo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.