Bosques para recuperar el país

Bosques para recuperar el país

Una alternativa que crearía empleo e incrementaría la riqueza nacional.

09 de agosto 2020 , 01:15 a. m.

Los bosques son una de las alternativas para la recuperación de la crisis económica y social detonada por la pandemia de covid-19. ¿Cómo? Mediante la restauración ecológica, la reforestación comercial, la gestión sostenible de los bosques naturales, el establecimiento de sistemas silvopastoriles y la lucha contra la deforestación.

Son cinco frentes profundamente relacionados, en los cuales es imperativo emprender programas a gran escala y sin precedentes en la historia del país. Es una alternativa gana gana, pues a un mismo tiempo se crearía empleo, se incrementaría la riqueza nacional y se detendrían el creciente deterioro y destrucción de los bosques, sin duda, el principal problema ambiental de Colombia. Y es que si se continúa aplazando la realización de un plan de bosques de gran aliento, las negativas consecuencias ambientales y sociales para el país, tanto en el corto como en el largo plazo, serán inmensas y, en mucho, irreparables.

Los bosques para recuperar el país no son producto de la imaginación de unos ambientalistas soñadores y locales. Hace cerca de noventa años, la reforestación como medio para recuperar la economía y proteger la naturaleza fue adelantada con enorme éxito por el gobierno de Franklin D. Roosevelt (FDR), tras la profunda recesión económica de Estados Unidos.

En el período 1933-1942, cerca de 3 millones de trabajadores y sus familias fueron beneficiados y se crearon 250.000 empleos permanentes. Al leer apartes del extenso libro ‘Franklin D. Roosevelt and Conservation’ se entienden las razones de tan ambicioso programa. FDR tenía muy claro el papel ambiental y social de los bosques y la urgencia de que Estados Unidos restaurara, mediante la reforestación, cientos de miles de hectáreas de suelos degradados. Pocos dirigentes del mundo de hoy tienen una claridad equivalente.

Hace cerca de noventa años, la reforestación como medio para recuperar la economía y proteger la naturaleza fue adelantada con enorme éxito por el gobierno de Franklin D. Roosevelt


El legado ambiental de este programa es impresionante: se plantaron 3.000 millones de árboles (aproximadamente en 3,5 millones de hectáreas) para la restauración de los bosques, en tierras públicas y en 711 parques estatales; y se construyeron cabañas y senderos en numerosos parques nacionales, muchos de los cuales están hoy en uso.

En Colombia, hay que reiterarlo, la lucha contra la deforestación hasta llevarla a cero, la restauración los ecosistemas de bosques, el manejo sostenible de los bosques naturales –en particular por parte de las comunidades–, la transformación ganadera mediante los sistemas silvopastoriles y el fomento de la reforestación comercial constituirían en su conjunto un gran proyecto nacional, con múltiples y positivos impactos ambientales, sociales y económicos.

Así se ha concluido en los cinco foros públicos realizados por el Foro Nacional Ambiental en los dos últimos meses, que esperamos sean de utilidad para el Ministerio del Ambiente en la formulación del Plan Nacional Forestal 2020-2030, que se acordó en la conversación nacional.

Entre los beneficios se identifican, además de la creación de empleo y de riqueza: la protección de la biodiversidad, los suelos y las fuentes de agua; la mitigación del cambio climático, al evitarse la emisión de los gases de efecto invernadero (GEI) provenientes de la deforestación e incrementarse la capacidad de captura de GEI con el aumento de la cobertura forestal, y la protección del hábitat y los medios de vida para cientos de miles de colombianos habitantes de los bosques.

Los sistemas silvopastoriles –que fueron materia de nuestro quinto foro el miércoles pasado–, además de producir estos beneficios, aumentan la productividad de la ganadería y hacen un uso más eficiente del suelo.

Los recursos económicos para tan ambicioso plan existen; entre otros, en el 25 por ciento del impuesto al carbono, en el 5 por ciento de las regalías que se aprobaron en diciembre para el sector ambiental y en la cooperación internacional para combatir la deforestación. Manos a la obra con los bosques para recuperar el país.

MANUEL RODRÍGUEZ BECERRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.