Secciones
Síguenos en:
Lo invisible

Lo invisible

Insistir en lo invisible, lo que está debajo de la tierra, causa ilusiones de una riqueza peligrosa.

La vida que ahora llevamos, más hacia dentro que hacia fuera, me hizo pensar, uno de estos días, grises, lluviosos, fríos, en una frase que leí hace ya muchos años, y que me cautivó desde entonces por su elocuente sencillez: lo esencial casi siempre es invisible. La escribió Antoine de Saint Exupéry en un libro de culto: El principito.

Sé que detrás de las iniciales con que Zoom identifica a los participantes hay cerebros y corazones atentos y curiosos, y que, desde esa unidad bifronte, equivocadamente escindida por la modernidad, saldrán las soluciones para vivir mejor. El otro día había casi doscientos, como un gran auditorio, esencial pero invisible. Quizá debido a ello, me fijé la semana pasada en otra vuelta del pensamiento de Saint Exupéry que tuvo a bien poner sobre la mesa Alicia Bárcena en el Foro de los países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible (sí, aún hablamos de esa noción incierta). Se refirió a Octavio Paz, ese lúcido: “Todo parece una gigantesca equivocación, pero no es la historia la que está equivocada, somos nosotros”.

Lo puso como colofón de su discurso de cierre, en el cual aventuró un diagnóstico sobre la realidad tan pertinente como estos dos pensamientos que aquí escribo. Dijo que la geopolítica del coronavirus no podía profundizar las asimetrías de los países creando islas de inmunidad. Abogó por la creación urgente y colectiva de una riqueza nueva, un valor sostenible que interprete la lección de la pandemia. Señaló el error de insistir en la primarización de las economías.

Entonces yo pensé que insistir en lo invisible, aquello que está debajo de la tierra, puede depararnos sospechosas ilusiones de una riqueza peligrosa. Si no aprovechamos la crisis para una recuperación económica verdaderamente sostenible, caeremos en la gigantesca equivocación que señalaba Octavio Paz hace cincuenta años, con la diferencia de que esta vez puede ser fácilmente la última equivocación que cometamos. En este caso lo visible es lo esencial, el industrioso trabajo de nuestras manos. Diversificar y volver por las pequeñas y medianas empresas. Agregar valor a lo que hacemos, potenciar la creatividad y el conocimiento.

Y otrosí: Bárcena se refirió a la importancia del Acuerdo de Escazú. Pregunto a los señores congresistas de Colombia: ¿qué razones tienen para no haberlo ratificado?

¿Cuándo lo harán?

Manuel Guzmán Hennessey@GuzmanHennessey

Más de Manuel Guzmán Hennessey

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.