Secciones
Síguenos en:
La educación pendiente

La educación pendiente

La meta de descarbonización puede cumplirse si asumimos la tarea de educar para las transiciones.

La meta de descarbonización de Colombia para 2030 puede cumplirse si asumimos la tarea de educar para las transiciones. Las universidades están en mora de incorporar las materias de la descarbonización. Se sabe que esta podrá generar 15 millones de empleos en América Latina para 2030 (Cepal, 2020). Nuestra recuperación económica poscovid puede ser efectivamente verde. Pero enseñar las ideas de la transición hacia una nueva sociedad implica una revolución pedagógica profunda.

Hemos diseñado un modo de educación que estimula la competitividad y descarta la cooperación. Nos hemos dedicado a la formación ‘en serie’ de seres humanos homogeneizados y ausentes de pensamiento crítico, piezas funcionales de un sistema económico y político cada vez menos humano. M. Nussbaum distingue entre una educación para la obtención rápida de renta y una educación para la democracia. Se pregunta: ¿qué tipo de educación sugiere el viejo modelo de desarrollo para perpetuar el business as usual? Una que estimule el crecimiento económico y no que subvierta el modelo y eduque en valores de un nuevo ser humano para una nueva sociedad. Julio Carrizosa insiste en hablar de ‘formación’ en lugar de ‘construcción de capacidades’. ¿Capacidades para qué? Se pregunta. ¿Para que los nuevos profesionales sean funcionales a un modo unidireccional de progreso que ha demostrado su fracaso histórico, o para que piensen, innoven, creen un modelo realmente sostenible? Tagore se alcanzó a plantear en 1916 la idea de ‘la educación en la comprensión’: ¿qué fue lo que nos pasó como civilización para llegar hasta aquí? Reconocía que el conocimiento nos podía hacer poderosos, pero que la verdadera plenitud solo se podía alcanzar cuando comprendiéramos adecuadamente los contextos. Para Colombia es esencial el examen sobre el uso de los suelos y los territorios. Materias como las prácticas agrícolas y ganaderas, la valoración, restauración y protección de la biodiversidad y de los ecosistemas deben formar parte de todas las agendas.

Colombia se ha planteado llegar a la neutralidad de carbono antes de 2050. Muchos países, incluso de Latinoamérica, trabajan en esa dirección. Deben unir esfuerzos alrededor de la formación de los nuevos profesionales que harán estas transformaciones. Que los presidentes de la región que asistirán a la Cumbre de Joe Biden el 21 de abril recuerden esta asignatura pendiente: ¿cómo lo van a hacer?

Manuel Guzmán Hennessey@GuzmanHennessey

Más de Manuel Guzmán Hennessey

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.