Estado de 'Shock'

Estado de 'Shock'

¿Van a seguir diciendo que el cambio climático es un tema romántico de los ambientalistas?

16 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

Ahí va el ‘nuevo momento estadounidense’. Viento en popa: empujado por aliados de la derecha global, también de fiesta. Su estrategia es el shock: meter miedo para deconstruir el Estado. Debilitar su acción sobre los temas soft: salud, educación, cultura, ambiente. Y los privados: ¡a por la bolsa! Negar el cambio climático es central.

Así atenuamos escrúpulos para ir hasta por la última gota. Y cuando acabe la celebration, qué importa, ya estaremos lejos. La estrategia ha llegado a nuestro debate electoral. Pero el estado de shock, aquí, agrega los matices propios de nuestra idiosincrasia: guerra sucia, mentira fácil, miedo al otro y, ¡cómo no!, fantasmas, que, aunque risibles, asustan a ignorantes.

Me concentro en lo mío y me pregunto: ¿Siendo el neoliberalismo ultrarrabioso una opción, por qué sus adalides no defienden sus ideas y prefieren cultivar el shock, en nuestro caso (tal parece): paralizante?: no van a los debates ambientales. Huyen de los temas climáticos y extractivos. Ha ocurrido en universidades y espacios periodísticos. Entonces, el candidato que viene exponiendo que debemos comprometernos a fondo con la transición hacia una economía menos dependiente del carbono, Gustavo Petro, se queda solo.

El estado de shock, aquí, agrega los matices propios de nuestra idiosincrasia: guerra sucia, mentira fácil, miedo al otro y, ¡cómo no!, fantasmas, que, aunque risibles, asustan a ignorantes.

Sus contradictores prefieren asustar en lugar de controvertir. ¿Por qué? ¿Acaso no se han dado cuenta de que es este, y no otro, el debate que hoy convoca a las nuevas generaciones? ¿Acaso no saben que la economía, el crecimiento, el desarrollo (los temas ‘duros’) deben considerarse hoy subsidiarios de lo ambiental y climático? ¿Por qué insisten en ignorar datos tan contundentes como que la economía del mundo invierte hoy cerca del 1,7 % del PIB global para atender las consecuencias de esta crisis.

¿No saben (me pregunto) que la economía intensiva del carbono es hoy responsable de 4,6 millones de muertes anuales, según revela el informe ‘Monitor’ sobre vulnerabilidad climática? ¿No se han dado cuenta de que en el pasado Foro Económico Mundial de Davos (no precisamente de ambientalistas) se reveló que de los 5 riesgos globales identificados como principales, 4 son ambientales y climáticos? Se los recuerdo: los eventos climáticos extremos, los desastres naturales, el fracaso en la adaptación y la mitigación del cambio climático y la crisis del agua. ¿Van a seguir diciendo que el cambio climático es un tema romántico de los ambientalistas? En fin...


MANUEL GUZMÁN HENNESSEY

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.