El riesgo de correr

El riesgo de correr

El panorama de riesgos globales del Foro Económico Mundial de Davos 2019 juega en su contra.

10 de septiembre 2020 , 08:53 p. m.

Caerse no es el único riesgo de correr. También podemos tomar por un camino equivocado. Y, sí, estoy pensando en EPM. Por correr se cayeron, y no han podido levantarse para retomar el camino correcto. Si no lo hacen pronto, podrían tropezar dos veces con la misma piedra. El panorama de riesgos globales señalado por el Foro Económico Mundial de Davos 2019 juega en su contra.

Børge Brende, su presidente, alcanzó a escribir antes de la pandemia: “Enfrentamos desafíos complejos e interrelacionados, desde la desaceleración del crecimiento mundial y la desigualdad económica hasta el cambio climático”. ¿Qué escribiría hoy? El desafío económico pospandemia marcará la agenda de la transición energética por lo menos hasta 2025. Recuperarse y transformarse al mismo tiempo. La descarbonización es doblemente urgente. Pero el Cerrejón está haciendo lo que no debe hacerse.

Desviaron el arroyo Bruno (primer error) para poner todos los huevos en la canasta del tajo La Puente. Ignoraron los tiempos de la transición y el riesgo global. Calcularon que volverían a las altas cifras de producción de carbón de hace unos años, cuando el mundo era otro. Hoy, el pronóstico es más que reservado: precio en el suelo, huelga de 5.000 trabajadores y pelea entre los socios. Desafíos complejos e interrelacionados, dijo Brende (sin covid-19).

Y EPM: ídem, pero distinto. La hidroeléctrica debe salir adelante, pero debe hacerlo bien. Y ya es hora de que todos los energéticos se pongan de acuerdo en serio sobre la necesidad de mover la inversión tradicional en los combustibles fósiles hacia una inversión ambiciosa en energías renovables. Es la hora de las grandes alianzas. Como la que se firmó la semana pasada en Houston.

Una energética del pasado, quiero decir térmica, Thermal Energy Partners, decidió asumir el triple desafío señalado por Brende y aliarse con otra empresa del pasado (Schlumberger New Energy, 1912), pero proyectada hacia el futuro. Apostaron por una forma de energía que ha resultado difícil en la mayor parte del mundo (salvo Islandia): la geotérmica. Y crearon Geoframe Energy, para energía geotérmica. Qué bueno sería que viéramos entre nosotros este tipo de alianzas. Apostarle al futuro y no al pasado, como hizo ayer en un foro el presidente del gremio minero al celebrar que Japón siga haciendo termoeléctricas para venderle carbón.

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY​@GuzmanHennessey

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.