Secciones
Síguenos en:
¿Educación para qué?

¿Educación para qué?

El objetivo es la preparación integral para construir sociedades viables en el mediano y largo plazo

23 de septiembre 2021 , 08:00 p. m.

¿Educación para la renta o educación para la democracia? La pregunta que se hizo la filósofa norteamericana Martha Nussbaum cobra especial importancia en momentos en que la vida corre peligro. La educación para la renta se formula a partir de razonamientos básicos: ‘mijo, estudie algo que le permita conseguir plata, y si esto es pronto, mucho mejor’.

(Lea además: Pacto por la Vida)

Si es una joven la que se enfrenta a un papá (básico) y le dice que lo que a ella le gusta es el arte, este (también machista) le dirá que, además, debe conseguir marido con plata. Pero si es un muchacho, por ejemplo: ‘quiero estudiar diseño de modas’, lo primero que le preguntará el papá es que si es gay. Si contesta que sí, el papá se encogerá de hombros, pero le dirá que estudie algo que le permita conseguir plata, y si es rápido, mejor.

La educación para la renta es el criterio rector, razonamiento básico, de corto plazo, simple. Se sustenta en el modelo mental de sostener el crecimiento a toda costa. ¿Cómo así que ahora nos vienen a decir que hay que dejar el carbón bajo tierra? Con el cuento del cambio climático acabarán el negocio; pues, no, señor. Este modo de educación excluye el arte y las humanidades. ¿Leer libros grandes y aburridos? ¿Enterarse de la pintura y de la música? Eso para qué sirve, razonarán señores y señoras. ¡Güepajé! ¿Para qué Beethoven si tenemos a Poncho Zuleta?

La educación para la democracia es un poco más exigente que la otra, hay que admitirlo, pues empieza por reconocer que este mundo no es simple sino complejo, y que los espejismos del crecimiento suelen ser peligrosos. El objetivo es la preparación integral para construir sociedades viables en el mediano y largo plazo. Que puedan enfrentar el desafío de la emergencia climática y acelerar el tránsito de las economías básicas de la renta inmediata a economías que sustenten nuevos modos de vivir.

¿Qué enseñan las universidades? Abecé del pragmatismo crudo y rudo. Competencias en lugar de cooperación. Habilidades matemáticas, sí; mucha informática, sí, y saberes que en la mayor parte de los casos se escribieron en el siglo XIX. Ingenierías y Economía. Esta educación prioriza el nacionalismo sobre la justicia social, descarta el pensamiento crítico y la libertad en beneficio de las recetas y la obediencia, habilidades puramente operativas. ¿Para qué?

MANUEL GUZMÁN HENNESSEY
@Guzmán Hennessey

(Lea todas las columnas de Manuel Guzmán Hennessey en EL TIEMPO, aquí)

Más de Manuel Guzmán Hennessey

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.