Entre París y Escazú

Entre París y Escazú

El inquilino de la Casa Blanca cumplió otra de sus promesas: retirar a EE. UU. del Acuerdo de París.

05 de noviembre 2020 , 09:25 p. m.

El inquilino de la Casa Blanca que amenazó con quedarse así las elecciones dijeran lo contrario cumplió con otra de sus promesas de guerra: retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París. No le importó el deshielo del Ártico, que en julio alcanzó nuevo récord, según documentó la Nasa: 310.000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo anterior. Pero los habitantes de Alaska salieron a votar por él. ¿Quién entiende? ¿Torpeza o ignorancia?

En relación con lo de París, ni las propias empresas a las que dijo defender le hicieron caso. Saben que pierden valor reputacional, prosperidad y competitividad. Le contestaron con una coalición de grupos no estatales (ciudades, empresas, universidades, comunidades) que alcanza el 70 % de la economía norteamericana. Muchas de estas empresas pertenecen al sector petrolero y actúan desde la iniciativa Oil & Gas. Este es el verdadero Acuerdo de París, que por algo es un instrumento voluntario, el de los acuerdos multipartes para reducir las emisiones de carbono y acelerar el tránsito hacia una nueva economía. Nadie puede obligar a los ciudadanos a ir en el sentido contrario de la historia. Pero Trump no entendió el mundo en el que vive, y seguirá vociferando hasta el último día de su mandato. Pobre.

El mundo del Acuerdo de Escazú es el mismo: más acceso a la información de interés para todos, no solo para las comunidades sino para los inversionistas, que podrán manejar sus negocios con altos estándares ambientales y sociales, como ya lo están haciendo las grandes empresas. Por eso no se entienden los argumentos de quienes le hacen lobby al Congreso para que no lo ratifique. Sería bueno que el Presidente les repitiera lo que dijo cuando lo firmó ante los ambientalistas.

La Convención de Aarhus y los acuerdos de París y Escazú reflejan un mundo que ya cambió y nunca más volverá a ser el de antes. El mundo de las alianzas globales en defensa de la vida. Ese es, en últimas, el verdadero motor de estos acuerdos. A la hora que escribo esta no se sabe si el señor Trump cumplirá su primera promesa. Pero allá están asustados, ahora sí, con razón.

Hace unos días un oficial norteamericano le escribió una carta al general Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto. Le recordó su deber de enviar al ejército para sacar a Trump en caso de que se ranchara. El dato lo entregó Chomsky, ayer nomás, en una entrevista a The New Yorker.

Manuel Guzmán Hennessey@GuzmanHennessey

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.